Asunción. Al menos cinco personas murieron, decenas quedaron heridas y cientos de viviendas fueron destruidas por un temporal que azotó Paraguay la noche del martes, uno de los más violentos en la última década y que afectó al servicio eléctrico en las afueras de Asunción.

Cuatro cadetes militares murieron en una unidad del ejército que se derrumbó durante la tormenta, mientras una mujer de 16 años falleció luego de que un cartel publicitario aplastó el automóvil en el que se encontraba en el estacionamiento de un centro comercial en las afueras de Asunción.

El ministro del Interior, Carmelo Caballero, dijo que otra persona se encontraba grave y que 40 seguían siendo asistidas en hospitales. Los heridos fueron en total unos 80, según el funcionario.

El temporal, con vientos de hasta 120 kilómetros por hora, afectó varias ciudades del área metropolitana de Asunción y el departamento de Misiones, pero principalmente a la localidad de Mariano Roque Alonso situada a unos 15 kilómetros al norte de la capital y donde se registraron los decesos.

"Fue un momento terrible, árboles caídos en cada cuadra, columnas de hormigón, estructuras metálicas. Uno encuentra techos enteros en las calles y no sabemos de dónde vinieron", dijo a una radioemisora asuncena el intendente de la ciudad, Heriberto Mármol.

"Tenemos que construir la ciudad de nuevo, esa es la realidad", agregó.

El ministerio del Interior dijo que casi 2.000 viviendas quedaron destruidas en todo el país. Varias localidades continuaban el miércoles sin energía eléctrica por la caída de árboles y vallas.

El Gobierno dispuso que las Fuerzas Armadas colaboren con la Secretaría de Emergencia Nacional en la asistencia a los afectados.