Bogotá. Cinco personas, incluidos dos niños, murieron este lunes sepultadas por un alud de tierra en el centro de Colombia, con lo que se elevó a 144 las víctimas fatales por la temporada de lluvias que comenzó en julio, considerada como la más fuerte en las últimas cinco décadas.

La Oficina para la Atención de Emergencias del gobierno informó que el deslave se registró en zona rural del municipio de Pensilvania, en el departamento de Caldas, en donde dos viviendas de familias campesinas fueron sepultadas.

Otras tres personas desaparecieron en medio de la avalancha ocasionada por las fuertes lluvias que se registran en el país y que obligaron al gobierno del presidente Juan Manuel Santos a declarar la calamidad pública la semana pasada para agilizar la asignación de recursos presupuestales para atender las víctimas y las emergencias.

De acuerdo con las estadísticas oficiales, las lluvias han dejado más de 1,2 millones de damnificados, 22 personas desaparecidas y 1.700 viviendas destruidas.

Las inundaciones, deslaves, así como la destrucción de puentes y carreteras afecta a 28 de los 32 departamentos de Colombia.

La emergencia se extendió a Bogotá, la capital colombiana de más de 7 millones de habitantes, y a sus alrededores, en donde varios terrenos permanecen inundados.

El gobierno pidió al sector privado y a la comunidad internacional donar recursos para atender la emergencia de las lluvias, ocasionadas por el fenómeno de la Niña.