Un terremoto de magnitud 7,4 grados en la escala Richter se produjo en el Océano Pacífico a 171.2 kilómetros al este de Atka, Alaska, a una profundidad de 40 kilómetros, y generó una alerta de tsunami para esta región.

“Una alerta de tsunami se emite para las áreas costeras de Alaska desde Unimak Pass, Alaska (128 kilómetros al noreste de Dutch Harbor) hasta Amchitka Pass, Alaska (200 kilómetros al oeste de Adak)”, dijo el Centro de Alerta de Tsunami de Alaska.

Asimismo, un segundo sismo de gran magnitud se produjo en la misma área y en la misma profundidad medio minuto después del primer terremoto, informó el Servicio de Monitoreo Geológico de Estados Unidos (USGS).

Una alerta de tsunami significa que todos los residentes costeros en el área de la alerta del tsunami, que viven en la playa o en zonas muy bajas, deben evacuar a las zonas más elevadas.

El tsunami se caracteriza por el ingreso de una gran masa de agua de mar a la costa, arrasando todo lo que encuentre a su paso, por lo que constituye un gran peligro para los seres humanos y factor de gran destrucción para la infraestructura.