Katmandú. Un poderoso terremoto de 7,9 grados de magnitud sacudió el sábado Nepal y provocó temblores en el norte de India, provocando la muerte de cientos de personas, derribando una histórica torre del siglo XIX en la capital Katmandú y generando una mortal avalancha en el Monte Everest.

Había reportes de devastación en áreas montañosas y aisladas tras el terremoto, el más potente en 81 años en el país, con epicentro a 80 kilómetros al este de la segunda mayor ciudad de Nepal, Pokhara.

Un colapso de las comunicaciones afectaba los esfuerzos de rescate, provocando temores de un desastre humanitario en la empobrecida nación de los Himalayas de 28 millones de personas.

Un funcionario del Ministerio del Interior dijo a Reuters que la cifra de muertos había alcanzado 758 en Nepal. Otros 34 fallecimientos fueron reportados en el norte de India y uno en Bangladesh.

El sismo tuvo poca profundidad, lo que intensificó su fuerza destructiva.

La turista india Devyani Pant estaba en una cafetería de Katmandú con amigos cuando "de pronto las mesas comenzaron a temblar y los cuadros de la pared cayeron al piso".

"Grité y salí corriendo afuera", relató a Reuters por teléfono desde la capital, donde al menos 181 personas murieron. "Ahora estamos recolectando cuerpos y llevando a los heridos a las ambulancias. Nos estamos viendo forzados a apilar varios cuerpos para que quepan", agregó.

Un funcionario de turismo dijo que al menos 10 personas murieron cuando una avalancha desatada por el terremoto arrasó el Everest Base Camp, a donde asisten los escaladores de la montaña más alta del mundo.

Camino turístico. Se estima que unos 300.000 turistas extranjeros están en Nepal para la temporada de "trekking" y escalada de la primavera boreal. Los funcionarios estaban superados por las llamadas de familiares y amigos preocupados por sus seres queridos.

"Estamos enfrentando una crisis tremenda aquí y es incluso difícil evaluar cuál puede ser la cifra de muertos y la extensión del daño", dijo Mohan Krishna Sapkota, otro funcionario de turismo.

"Los alpinistas están repartidos por todo el campamento base y algunos incluso ya han trepado más. Es casi imposible contactarnos con ellos", agregó.

Nepal, un país ubicado entre India y China, popular para los turistas aventureros, ha tenido desastres naturales en el pasado. El peor terremoto en 1934 dejó más de 8.500 muertos.