Oslo, Andina. El autor confeso de los ataques terroristas de finales de julio en Noruega, Anders Behring Breivik, volvió este sábado a la isla de Utoya para reconstruir el transcurso del tiroteo en que mató 69 personas, según informó este domingo la policía.

El portavoz policial Pal Hjort Kraby, dijo que el terrorista no mostró arrepentimiento por el tiroteo que acabó con la vida de 69 personas, la mayor parte jóvenes que participaban en un campamento del gobernante partido socialdemócrata.

Breivik pasó ocho horas en Utoya, esposado de pies y manos y atado con una cuerda. La policía le mantuvo rodeado en todo momento para evitar que fuera visto por los habitantes de la isla, según informó el diario VG, cuya información recoge DPA.

Mientras tanto, la agencia Deustche Welle informó que dos policías grabaron la reconstrucción de los hechos, cuyas imágenes se utilizarán durante el juicio de Breivik, que en total mató a 77 personas el 22 de julio pues también colocó un coche bomba en Oslo que provocó ocho víctimas mortales.

Asimismo, la agencia alemana señaló que seis barcas policiales y un helicóptero vigilaron el desarrollo de la investigación policial en la isla de Utoya.