Shangai. El tifón Haikui impactó en China este miércoles con vientos de hasta 110 kilómetros por hora, lo que llevó a las autoridades a evacuar a casi 2 millones de personas y a mantener en tierra cientos de vuelos hacia y desde Shanghái y otras ciudades del país.

Más de 1,5 millones de personas en la provincia oriental de Zhejiang y 252.000 residentes de zonas aledañas a Shanghái fueron evacuados tras la llegada del tifón temprano en la mañana, el cual provocó inundaciones y dejó varadas a cientos de personas, indicó la agencia oficial de noticias Xinhua.

Más de 500 vuelos domésticos e internacionales hacia y desde dos aeropuertos de Shanghái, Hongqiao y Pudong, habían sido cancelados a las 0230 GMT, señaló la autoridad aeroportuaria local en su cuenta de microblog en internet.

Las principales aerolíneas chinas -Air China, China Eastern Airlines y China Southern Airlines Co Ltd- también informaron la cancelación hasta el mediodía de todos sus vuelos hacia y desde Hangzhou y Ningbo, ambas al sur de Shanghái.

En tanto, desde el martes por la noche no se permitía el ingreso ni salida de ningún barco en los puertos de Shanghái, el de mayor actividad del mundo por volumen de contenedores, según notificó un funcionario de la Autoridad Acuática de Shanghái.

Otro puerto clave en Ningbo, en la provincia de Zhejiang, también ha sido cerrado.

Algunos trenes desde y hacia Shanghái, centro comercial del país, también fueron cancelados. No obstante, los mercados financieros de la ciudad permanecían abiertos.

Se espera que hacia la noche el centro del tifón se haya trasladado al noroeste, aunque las condiciones de lluvia y viento probablemente persistirán, según el sitio web de Tropical Risk Storm http:/www.tropicalstormrisk.com/.

En Filipinas, el tifón Haikui obligó a casi 270.000 personas a abandonar sus hogares y llevó a las autoridades a cerrar escuelas, mercados financieros y oficinas.