Manila. El tifón Megi se fortaleció este sábado mientras avanzaba hacia el norte de la principal isla de Filipinas, Luzon, al tiempo que el gobierno movilizó a trabajadores de emergencias y bienes de ayuda a zonas productoras de maíz y arroz.

Un tifón de categoría 3 con vientos de 140 kilómetros por hora (85 millas por hora), Megi se encontraba a unos 980 kilómetros (610 millas) al este del norte de Luzon y se movía a alrededor de 20 kph en dirección oeste-noroeste hacia la provincia de Cagayan, dijo Nathaniel Servando, un funcionario del servicio meteorológico.

"Hasta el momento, este sería el tifón más fuerte en impactar al país este año", sostuvo Servando, aunque agregó que podrían registrarse tormentas mucho más fuertes en los próximos meses.

El año pasado, el país perdió 1,3 millones de toneladas de arroz tras el paso de tres tifones en septiembre y octubre, llevándolo a acudir al mercado anticipadamente para elevar sus reservas del cereal.

Se espera que Megi se convierta en un ciclón de categoría 4 el sábado por la noche, declaró Servando, alcanzando vientos máximos sostenidos de hasta 200 kph y causando precipitaciones tan intensas como las provocadas por el tifón Ketsana, que inundó el 80 por ciento de Manila en el 2009.

Conocido localmente como Juan, está previsto que el tifón llegue el lunes por la tarde al norte de Luzon y luego de dirija al sur del Mar de China el martes, avanzando hacia Hainan y el norte de Vietnam.

No está previsto que la tormenta impacte duramente a la capital Manila a menos que cambie de rumbo inesperadamente. Meteorólogos dijeron que Megi sería percibido a partir del domingo por la tarde en el norte de Luzon, donde existen importantes cultivos de arroz y maíz.