Toulouse, Francia. Al menos cuatro personas, entre ellos tres niños, murieron cuando un hombre que huyó en moto abrió fuego el lunes a las puertas de un colegio judío en Toulouse, en el suroeste de Francia, dijeron autoridades.

El ataque dejó también varios heridos, dos de ellos graves, y ocurrió tras la muerte de tres soldados en dos tiroteos diferentes en la misma región la semana pasada, que fueron llevados a cabo por un hombre que escapó en moto.

El canal de televisión BFM informó que la pistola usada en el colegio Ozar Hatorah era del mismo calibre que el arma involucrada en los tiroteos de los soldados, pero un portavoz del Ministerio del Interior no pudo confirmar de inmediato este dato.

El presidente Nicolas Sarkozy canceló otras citas y se dirigió a Toulouse este lunes por la mañana, acompañado por el ministro de Educación, Luc Chatel, y el presidente de la asociación judía francesa, CRIF, Richard Prasquier.

"Vi dos personas muertas frente al colegio, un adulto y un niño (...) Dentro, era la visión del horror, los cuerpos de dos niños pequeños", dijo un padre conmocionado, cuyo hijo asiste al colegio, en declaraciones a la cadena de radio RTL.

"No encontré a mi hijo, aparentemente huyó cuando vio lo que ocurría. ¿Cómo pueden atacar algo tan sagrado como un colegio, atacar a niños que miden 60 centímetros?", expresó.

Un rabino del colegio, identificado como Rahamim Sabag, dijo a dos canales de televisión de Israel que los fallecidos eran un rabino de 30 años que daba clases en el colegio, su hijo de cinco años y dos niños de ocho años, una de las cuales era la hija del director del centro.

Un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores israelí, Yigal Palmor, expresó su condena por los asesinatos: "Estamos siguiendo con gran conmoción las informaciones que llegan de Toulouse y confiamos en que las autoridades francesas resuelvan este crimen y lleven a los responsables ante la justicia".

Un portavoz del Ministerio del Interior dijo que se había reforzado la seguridad en todos los colegios judíos del país.

Unos 50 expertos ya están investigando la muerte de dos soldados el jueves en la localidad de Montauban, cerca de Toulouse, que fueron abatidos a tiros cuando intentaban sacar dinero de un cajero cercano al destacamento del decimoséptimo regimiento de paracaídas.

Un tercer soldado fue abatido a tiros el fin de semana anterior en Toulouse. Las informaciones habían confirmado el viernes que en ambos incidentes se había usado el mismo arma.