Al menos 20 personas murieron en un tiroteo entre soldados sudaneses en una ciudad sureña, dijo el Ejército, advirtiendo que había riesgo de más enfrentamientos mientras el país dividía sus fuerzas antes de que Sudán del Sur se independizara de Jartum.

Choques con morteros y metralletas surgieron este jueves en Malakal y se produjeron nuevos incidentes el viernes, cuando parte de una unidad del Ejército se rehusó a redesplegarse con sus armas al norte, en un proceso de separación de fuerzas antes de la secesión de Sudán del Sur.

Una abrumadora de mayoría de residentes del sur rico en petróleo votó a favor de separarse del norte en un referendo en enero, de acuerdo a los resultados preliminares publicados esta semana.

El referendo fue prometido en un acuerdo de paz del 2005 que terminó con décadas de guerra civil entre el norte y el sur, en la que se generaron fuertes disputas entre tribus y conflictos internos que dejaron profundas cicatrices.

Líderes militares del sur y el norte aún tienen que llegar a un consenso sobre cómo compartirán las fuerzas militares y sus equipos - además de los recursos del petróleo y las deudas - antes que el sur se escinda, lo cual se espera para el 9 de julio.

Muchos temen que las tensiones resurjan durante las negociaciones.

"Esta mañana el número de muertos (en Malakal) se ha elevado a 20 y esto podría cambiar en cualquier momento. Las búsquedas prosiguen dado que muchos están heridos (...) Ambas partes dispararon morteros y usaron metralletas", dijo el portavoz del Ejército del sur Philip Aguer.

Entre los muertos había dos niños y un conductor sudanés de la agencia de refugiados de Naciones Unidas, UNHCR, dijeron el viernes funcionarios.