Tokio. El gobierno metropolitano de Tokio lanzó el miércoles un estudio a gran escala para medir la radiación, enviando funcionarios a parques, patios de escuela y otros lugares para tranquilizar a los padres sobre las fugas de la central nuclear de Fukushima dañada en marzo por un tsunami.

La investigación se llevará a cabo en 100 lugares. Las lecturas anteriores de la radiación se han limitado a un único lugar en la ciudad de más de 13 millones de habitantes.

"Nos lo pidieron madres preocupadas por la seguridad de sus hijos. Además, la gente quiere saber qué niveles de radiación hay en sus barrios", dijo un funcionario del Gobierno de Tokio.

La preocupación en Tokio, 240 kilómetros al suroeste de la central de Fukushima Daiichi, aumentó cuando las autoridades pidieron a los residentes que no diesen a los niños agua del grifo debido a las filtraciones de radiación tras el accidente del 11 de marzo.

Aunque la advertencia fue retirada, han sido registradas lecturas que sobrepasaban el límite fijado por el Gobierno en productos agrícolas como hojas de té cultivadas en áreas mucho más alejadas de Fukushima.

El estudio del miércoles detectó 0,06 microsieverts por hora de radiación a un metro sobre el suelo en un parque de Tokio y 0,07 microsieverts por hora a 5 centímetros del suelo, dentro de los límites normales de radiación en la ciudad, dijo el funcionario.

El terremoto de magnitud 9,0 y el posterior tsunami dañaron los sistemas de refrigeración de la central de Fukushima, administrada por Tokyo Electric Power Co, llevando a que la radiación se filtrara a la atmósfera y el océano en la peor crisis nuclear del mundo en 25 años.

Los ingenieros aún luchan por controlar la central de seis reactores.