Reynosa. La tormenta tropical Hermine tocó tierra este lunes en la región noreste de México, tras ganar fuerza en aguas del Golfo de México pero sin alcanzar la categoría de huracán.

El Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos indicó que se espera que la tormenta se debilite conforme avance sobre tierra, pero que puede ocasionar fuertes lluvias e inundaciones en una región que se vio duramente golpeada por el paso del huracán Alex en junio.

Autoridades del estado de Tamaulipas, en donde tocó tierra la tormenta, evacuaron a unas 3.000 personas de zonas de alto riesgo, pero no hubo de inmediato reportes de daños o víctimas.

En la ciudad fronteriza de Matamoros, en el estado de Tamaulipas, se registraban fuertes lluvias este lunes. Tamaulipas y su vecino estado de Nuevo León apenas se recuperan del impacto de Alex, que dejó decenas de muertos y daños millonarios en infraestructura.

"Las lluvias más intensas las tendremos en la madrugada del martes, acompañadas de fuertes vientos y tormentas eléctricas que azotarán el litoral del Golfo de México", dijo el jefe de la Junta de Agua en Matamoros, Roberto Méndez.

Hermine tocó tierra cerca de las 20.30 hora local (0130 GMT del martes) en suelo mexicano, unos 65 kilómetros al sur de la ciudad de Brownsville (Texas), con vientos sostenidos de 100 kilómetros por hora (kph).

Luego de tocar tierra sus vientos perdieron fuerza a 95 kph, y se espera que a lo largo de este martes siga debilitándose.

Riegos de inundaciones. En su trayectoria actual, Hermine no parece amenazar la principal concentración de plataformas de petróleo y gas estadounidenses en el Golfo de México.

La petrolera estatal mexicana Pemex dijo este lunes que no tenía reportes de daños en sus instalaciones del Golfo de México. Los tres principales puertos petroleros de México situados en el golfo estaban abiertos.

Pero los pronósticos estiman que el sistema podría causar peligrosas inundaciones y deslaves, informó el centro meteorológico estadounidense.

"Tememos inundaciones porque el sistema de drenaje pluvial es malo en la ciudad, eso repercute cada año y cada vez que anuncian la llegada de huracanes o de tormentas", dijo René Polanco, de 48 años, empleado de un supermercado en Matamoros, donde hay unas 30 colonias que están en riesgo de inundarse.

Protección Civil de Tamaulipas dijo que había abiertos en la región unos 1.000 refugios temporales y que se han enviado 400.000 notificaciones sobre los riesgos de la tormenta a familias que viven cerca de ríos y presas.

La temporada de huracanes abarca desde el 1 de junio hasta el 30 de noviembre y actualmente se halla en su período más activo.