Miami. La tormenta tropical Nicole desató inundaciones en las que murieron nueve personas en Jamaica y descargó este miércoles fuertes lluvias en el estado de Florida, Cuba, las Islas Caimán, y las Bahamas.

La vasta e irregular tormenta se formó este miércoles por la mañana y se disipó por la tarde. Meteorólogos estadounidenses y cubanos se mostraron en desacuerdo acerca de si realmente llegó a ser una tormenta tropical.

Los pronosticadores del Centro Nacional de Huracanes estadounidense, con sede en Miami, indicaron que registró vientos máximos sostenidos de 65 kilómetros por hora (kph), justo por encima del umbral de 63 kph que define a una tormenta con nombre.

Los servicios meteorológicos cubanos estimaron que los vientos máximos sostenidos del sistema oscilaron cerca de los 59 kph, y negaron que se tratara de una tormenta tropical cuando cruzó la isla.

"No existe ninguna tormenta tropical sobre nuestro país", dijo el meteorólogo cubano José Rubiera en la televisión nacional.

El CNH señaló que Nicole tenía un centro de circulación muy poco definido y que había sido un "sistema marginal".

"Su interpretación es que no creen que sea una tormenta (...) Ellos están en un lado del margen y nosotros en el otro", dijo Richard Pasch, un especialista de huracanes en Miami, antes de que la tormenta perdiera fuerza.

Nicole se convirtió en un conjunto de tormentas eléctricas que según pronósticos se desplazará en dirección norte-noreste sobre el Atlántico entre Florida y las Bahamas el miércoles a la noche, y luego por los estados de la costa atlántica media de Estados Unidos el viernes.

Todas las advertencias de tormenta tropical fueron levantadas, pero el sistema aún generaba fuertes lluvias en Jamaica, Islas Caimán, Cuba, las Bahamas y el sur de Florida. Aún había amenaza de inundaciones y deslaves en zonas montañosas, estimó el CNH.

En Jamaica, la tormenta desató inundaciones en las que se ahogaron dos hombres mayores, un adolescente, y una familia de seis personas.

Un hombre de cerca de 70 años se ahogó en la ciudad de Unity, al norte de Kingston, mientras que otro de unos 60 perdió la vida en la ciudad de Flagaman, al sudoeste del país.

Ambos intentaban volver a sus hogares a pie cuando fueron arrastrados por las aguas.

La policía indicó que una vivienda ocupada por una familia de siete personas se derrumbó cerca de la embajada de Estados Unidos, en el noreste de Kingston. Un joven fue rescatado luego de que vecinos corrieron en su ayuda, pero seis miembros de su familia fueron arrastrados por el agua y se ahogaron.

Un joven de 17 años fue arrastrado por las aguas y murió cuando trataba de cruzar un río en Harbour View, al este de la capital.

Muchos caminos estaban bloqueados por desprendimientos de tierra y anegamientos, colapsaron puentes y agricultores perdieron cosechas y animales. Más de 300.000 viviendas –40% de los clientes del servicio de electricidad- estaban sin suministro eléctrico en Jamaica.

En Cuba, las lluvias más fuertes cayeron en la parte central de la isla, donde brindaron un alivio a una prolongada sequía que había agotado los embalses y provocaba escasez de agua. La provincia de Sancti Spiritus registró casi 200 milímetros de lluvia.

"Estas lluvias son un regalo del cielo. Espero que persistan por dos o tres días", dijo Mariela Díaz, una oficinista que trabaja en la ciudad de Sancti Spiritus.