Miami.  La última tormenta en lo que va de la temporada de fenómenos climáticos del Atlantico podría fortalecerse pronto y convertirse en un huracán de corta duración, pero permanecería lejos del continente, dijeron el domingo pronosticadores estadounidenses.

La tormenta tropical Philippe, la número 16 en recibir nombre en el transcurso de la temporada de huracanes 2011, fue descubierta el sábado cuando los meteorólogos seguían a la tormenta Ofelia.

Los pronosticadores del centro de huracanes de Estados Unidos estimaron que Ofelia no golpearía a los archipiélagos del Caribe y que ni ella ni Philippe constituirían una amenaza contra la costa estadounidense ni contra los intereses petroleros del Golfo de México.

El domingo, Philippe estaba a unos 725 kilómetros al oeste-suroeste de las islas de Cabo Verde y se desplazaba en dirección oeste-noroeste a una velocidad de 19 kilómetros por ahora, con vientos sostenidos de 75 kilómetros por hora, según el Centro Nacional de Huaracanes.

"Se pronostica cierto fortalecimiento durante las próximas 48 horas, y Phillipe podría convertirse en huracán tarde el lunes", señalaron los meteorólogos.

Ofelia, por su parte, seguía con una trayectoria que según los pronosticadores la mantendría alejada de Puerto Rico. La tormenta parece estar amainando y podría ser pronto rebajada de categoría.

El domingo marchaba a 285 kilómetros del este de las Islas Leeward , en el Caribe, y llevaba vientos de 65 kilómetros por hora, avanzando a una velocidad de 14 kilómetros por hora.