Miami, EE.UU. La tormenta tropical Alberto, un sistema pequeño y débil, se alejó del continente estadounidense este lunes y sólo amenazaba a las personas que van a la playa a lo largo de la costa atlántica, desde el noreste de Florida hasta Carolina del Sur, según los meteorólogos.

Alberto se centraba a unos 290 kilómetros al sur-sureste de Charleston, Carolina del Sur, dijeron especialistas del Centro Nacional de Huracanes basado en Miami. Se dirigía hacia el este y se prevé que girará hacia el noreste, en un trayecto bien alejado de la costa.

Con vientos máximos sostenidos de 65 kilómetros por hora, Alberto apenas llegó a ser una tormenta tropical. Los pronósticos indicaron que su fuerza ya había llegado a su máximo nivel y que seguramente se debilitará y disipará en los próximos días.

La tormenta, que trajo fuertes lluvias a una parte de la costa de Carolina del Sur durante la noche, aún seguía perturbando las aguas costeras y generando peligro para los nadadores.

"Condiciones peligrosas para el surf (...) son posibles en las costas del noreste de Florida, Georgia y Carolina del Sur hoy", dijeron los meteorólogos.

Alberto se formó el sábado en la costa de Carolina del Sur, iniciando prematuramente la temporada de huracanes del Atlántico, que comienza oficialmente el 1 de junio y termina el 30 de noviembre.

Fue la tormenta tropical más prematura en el Atlántico desde el 2003, cuando Ana se formó más de cinco semanas antes del inicio oficial de la temporada, informó el centro de huracanes.