Puerto Príncipe. Un ciclón tropical que se dirige hacia Haití amenaza a cientos de miles de personas con inundaciones mortales y posiblemente empeorará una epidemia de cólera que ya ha dejado más de 440 muertos en el país, dijo Naciones Unidas.

La tormenta tropical Tomas se prevé que golpeará Haití este viernes, desencadenando lluvias torrenciales y oleajes de hasta 2 ó 3 metros que pondrán en riesgo a 1,5 millones de personas, dijo Nigel Fisher, el coordinador de ayuda humanitaria de la ONU en Haití, citando estimaciones del Gobierno local.

"El mayor temor es que la gente se vea atrapada por las inundaciones y el contagio potencial del cólera", dijo Fisher en una entrevista. "La gente (no) debería estar bajo la impresión errada de que (la epidemia) está bajo control. Es posible que la epidemia de cólera se extienda", agregó.

El brote de la enfermedad diarreica, que ha cobrado 442 vidas, ha desencadenado otra emergencia nacional en la nación más pobre del Hemisferio Occidental.

La noche de este miércoles, una alerta de huracán fue emitida para la costa de Haití. Hay un aviso de huracán para el sureste de Bahamas y las Islas Turcos y Caicos.

La tormenta se acerca en momentos en que el país aún lucha por recuperarse del terremoto del 12 de enero que mató a más de 250.000 personas y dejó cerca de 1,3 millones de sobrevivientes viviendo en campamentos de tiendas.

Tomas tiene el potencial de aumentar la miseria del país. El fenómeno golpeó hace cuatro días las islas del este del Caribe como un huracán, dejando al menos cinco muertos en Santa Lucía antes de debilitarse.

Los meteorólogos creen que Tomas volverá a fortalecerse antes de golpear a Haití y Jamaica a partir de la noche de este jueves.

El peor escenario sería una tormenta con fuerza de huracán que golpee varias regiones simultáneamente, superando la capacidad del gobierno y de sus socios que proveen ayuda humanitaria para lidiar con el desastre, indicaron.

"El gran desafío es salvar vidas. Si el huracán es tan grande que todo el país se vea afectado severamente (...) nuestras capacidades realmente estarán sobreexigidas y tendremos que tomar decisiones difíciles sobre dónde destinar los elementos limitados", agregó.

Tomas volvió a fortalecerse a la categoría de tormenta tropical el miércoles, llevando vientos máximos sostenidos de 45 millas (75 kilómetros) por hora y avanzaba hacia el noroeste.

Su centro se prevé que se aproximará el viernes a Haití, dijo el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.

El miércoles en la noche, el ojo de la tormenta se encontraba a unos 470 kilómetros al suroeste de Puerto Príncipe, informó en CNH.

"Tomas podría acercarse a una fuerza de huracán cuando su centro se aproxime a Haití", dijo el centro con sede en Miami.

El gobierno haitiano está instando a las personas que habitan las tierras bajas a que comiencen una evacuación voluntaria a terrenos más elevados si pueden quedarse con amigos o familiares, o hacia albergues comunitarios.

Pero la capacidad del gobierno para acelerar una evacuación es limitada y la partida sería compleja para cientos de miles que viven en campamentos de tiendas en la capital.