México D.F. La tormenta tropical Hermine pegó en la costa nororiental del Golfo de México con vientos de 95 kilómetros por hora (60 millas por hora) y provocó lluvias en el noreste mexicano y el sur de Texas que, según las autoridades, podrían causar inundaciones súbitas.

Las autoridades mexicanas exhortaron a la población a trasladarse a refugios mientras funcionarios en Texas distribuyeron sacos de arena e instalaron albergues de contingencia.

Las alertas de huracán emitidas para zonas costeras de México y Texas fueron canceladas, pero Hermine seguía amenazando con aguaceros en áreas golpeadas por el huracán Alex en junio. Las lluvias de Alex causaron inundaciones que mataron al menos 12 personas en México.

La región ganadera es una de las zonas más peligrosas en la guerra entre carteles de la droga que operan en México. En esa misma área de San Fernando, 72 inmigrantes fueron asesinados hace dos semanas, en lo que se cree constituye la peor matanza perpetrada por narcotraficantes en el país.

Emergencia en México. La emergencia provocada por las lluvias en al menos cinco estados de México ha dejado hasta ahora al menos siete muertos y 614.000 damnificados, según un balance parcial de organismos de socorro que se mantienen en alerta ante la posibilidad de más precipitaciones.

Las víctimas mortales se elevaron a siete al conocerse en las últimas horas que tres trabajadores, de entre 20 y 40 años, que realizaban tareas de limpieza de un drenaje murieron sepultados por un alud de lodo y piedras que cayó desde un cerro en San José Contadero, en el estado de México (centro), de acuerdo a un reporte de la protección civil municipal.

También se reportó el fallecimiento de una bebé ahogada en Chiapas (sur), y tres víctimas más entre domingo y lunes: dos en Oaxaca (sur) y una en Guerrero (sur).

Los reportes de Protección Civil declaran en total más de 614.000 damnificados por las lluvias en México. Mientras comenzó la recolección de ayuda para los afectados, la estatal Comisión Nacional del Agua advirtió de la posibilidad de nuevas lluvias y dijo que vigila el estado de las represas en el sur del país.

Otros 200.000 damnificados fueron detectados en Veracruz (este), sobre el golfo de México, donde varias ciudades permanecen bajo el agua, y 124.000 en Tabasco (sureste), también sobre el Golfo, donde el presidente Felipe Calderón supervisó la atención de la emergencia.

Las fuertes lluvias en el sur y este de México han sido provocadas por un frente frío que también afectó a Guatemala, donde se registraron 45 muertos mientras que se suspendió la búsqueda de 15 desaparecidos.