Miami. La tormenta tropical Irene azotó el domingo el norte de las Islas de Sotavento con lluvias y borrascas en su camino al oeste, hacia el Caribe, en una ruta que podría amenazar a Florida.

Irene, la novena tormenta de la temporada 2011 de huracanes del Atlántico, pasaría por la costa sur de Puerto Rico en las primeras horas del lunes y se fortalecería a un huracán mientras se acerca a la República Dominicana.

Se trataría del primer huracán de la temporada, que pese a ser muy activa no ha causado daños hasta el momento.

A las 08.00 horas (medianoche GMT), Irene tenía vientos de 85 kilómetros por hora y se ubicaba unos 55 kilómetros al oeste-noroeste de la isla francesa Guadalupe en el Caribe, avanzando al noreste del mar Caribe, indicó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.

Residentes de Antigua reportaron lluvias, fuertes ventiscas y oleaje al paso de la tormenta.

Autoridades de República Dominicana emitieron una alerta de huracán para la costa sur de la turística nación caribeña, mientras que Puerto Rico declaró una alerta de huracán.

Había alertas de tormenta tropical en efecto para la mayoría de las islas caribeñas del noreste y Haití.

"Irene pasará cerca de Puerto Rico esta noche o a primeras horas del lunes y se acercará a República Dominicana el lunes ... se espera algún fortalecimiento durante el próximo día o más, e Irene se podría convertir en un huracán el lunes", aseveró el centro de huracanes desde Miami.

Los modelos computacionales pronosticaban que Irene podría dirigirse al noroeste, sobre Haití y el este y centro de Cuba, antes de dirigirse a la península de Florida.

Dependiendo de su eventual camino y posibles giros, Irene aún podría ser una amenaza a las instalaciones de petróleo y gas en territorio estadounidense en el Golfo de México, pero los meteorólogos indicaron que era muy temprano para pronosticarlo con exactitud.

La tormenta tropical Harvey, que tocó tierra en la costa de Belice en Centroamérica el sábado, se debilitó en las horas previas del domingo a una depresión tropical.

Pero el CNH indicó que seguía produciendo fuertes lluvias sobre Guatemala y el sudeste de México. Se esperaba que la tormenta se disipe entre el domingo y el lunes.

Deslaves e inundaciones podrían afectar la producción agrícola en Centroamérica, pero las cosechas de café y azúcar de este año están en gran parte terminadas.