Miami, EE.UU. La tormenta tropical María se formó este miércoles sobre el océano Atlántico, mientras que el huracán Katia causaba fuerte oleaje en las playas de las Bermudas y en el este de Estados Unidos, dijo el Centro Nacional de Huracanes (CNH).

María podría amenazar Puerto Rico y las Islas de Sotavento, en el noreste del Caribe, durante el fin de semana, pero no representaba un peligro inmediato para tierra firme.

La decimotercera tormenta con nombre de la temporada de huracanes del Atlántico 2011 estaba localizada a 2.095 kilómetros al este de las Antillas Menores y se movía rápidamente con dirección oeste.

María tenía vientos máximos sostenidos de 85 kilómetros por hora (kph) y podría fortalecerse levemente en los próximos dos días, precisó el CNH, con sede en Miami.

Los modelos de computadora mostraban a la tormenta virando hacia el noroeste en los primeros días de la próxima semana, pero aún es muy pronto para decir si luego podría alejarse de Estados Unidos, como se pronostica que ocurrirá con Katia.

Katia se ha debilitado significativamente en los últimos dos días, pero aún sigue siendo un huracán con vientos de 140 kph, que lo ubican en la categoría 1 en la escala de intensidad Saffir-Simpson de cinco etapas. En su punto más alto alcanzó el nivel 4.

El centro de Katia se ubicaba a unos 515 kilómetros al sudoeste de la isla de las Bermudas, en el medio del Atlántico, y está previsto que pase entre la costa oriental de Estados Unidos y esa isla el jueves.

Los pronósticos indicaron que el centro de la tormenta permanecerá en el mar, pero Katia es tan grande que sus ráfagas externas podrían llegar a las orillas de las Bermudas, un territorio británico y un centro mundial de reaseguros cuya población de 70.000 habitantes se encuentra bajo un alerta de tormenta tropical.

Katia generó grandes oleajes que perturbaron el mar y causaron peligrosas mareas a lo largo de las playas del este de Estados Unidos, las Bermudas, las Antillas Mayores y partes de Bahamas, según los meteorólogos.

Una vez que pase las Bermudas, se prevé que Katia girará al este hacia mar abierto, donde no generará peligros al territorio continental.

Ni María ni Katia estaban cerca de las plataformas petroleras y gasíferas del Golfo de México, donde se concentran las operaciones de petróleo y gas natural de Estados Unidos.

Pero los meteorólogos seguían de cerca una alteración en el sudoeste del Golfo de México, que estimaron que tiene una probabilidad del 70 por ciento de convertirse en un ciclón tropical en los próximos días, según el CNH.

Los modelos de computadora varían ampliamente en cuanto a su potencial recorrido. Algunos estimaron que podría pasar por el oeste, sobre México, mientras que al menos uno proyectó que podría dirigirse al noreste, hacia la costa de Misisipi-Luisiana, en Estados Unidos.

En septiembre son comunes los desarrollos de tormentas, pues es el pico tradicional de la temporada de huracanes del Atlántico que va de junio a noviembre.