Tela, Honduras. La tormenta tropical Matthew azotaba Honduras con lluvias y fuertes vientos mientras avanzaba por América Central en la mañana del sábado, amenazando con provocar inundaciones y daños a las cosechas de café y azúcar.

La lluvia empapó la zona turística de Honduras a lo largo de la costa del Atlántico mientras la tormenta avanza hacia la ciudad industrial de San Pedro Sula, en tanto, comunidades indígenas pobres se encontraban en el grupo de más riesgo y las autoridades trasladaban a cientos de personas hacia el continente.

"Con un poco de lluvia aquí nos inundamos, así que juntamos alimentos para no tener que salir", dijo Hernán Durán, un residente del pueblo turístico de Tela que se sumó a decenas de otras personas para comprar provisiones antes del inicio de las precipitaciones.

Matthew, con vientos máximos sostenidos de 50 millas por hora (85 kilómetros por hora), tocó la costa atlántica de Nicaragua en la tarde del viernes y se prevé que precipite hasta 10 pulgadas (25 centímetros) de lluvia durante el fin de semana.

El presidente hondureño, Porfirio Lobo, instó a las personas de las regiones litorales y montañosas a acudir a refugios establecidos en escuelas y estadios de fútbol.

En un discurso transmitido televisión y radio a todo el país en la noche del viernes, Lobo llamó a los hondureños a "tomar las precauciones necesarias y evitar riesgos, sobre todo a los que habitan en las zonas más vulnerables".

La activa temporada de huracanes de este año ya ha golpeado a la región. Más lluvias de Matthew podrían demorar las cosechas de la azúcar y el café. Los campos de caña han sido inundados y los árboles de café podrían generar enfermedades y hongos por el exceso de humedad.

Las pérdidas de azúcar podrían ser graves debido a que los campos de caña aún están inundados por precipitaciones previas en el país. Centroamérica produjo 4,43 millones de toneladas de azúcar en la cosecha 2009/10 y esperaba una de mayor tamaño este año.

Las lluvias de Matthew, si duran por días, podrían comenzar a afectar al café, dijeron exportadores y productores.

"Estamos realmente preocupados por el impacto que puedan tener estas lluvias que se esperan porque si se sigue dañando la infraestructura carretera será imposible llegar a las fincas y el café se caerá de las plantas", dijo a Reuters el director ejecutivo de la Asociación de Exportadores de Café de Honduras, Miguel Pon.

Matthew, la décimo tercera tormenta con nombre de la temporada del Atlántico 2010, se convertiría en depresión tropical sobre Guatemala durante el fin de semana, pero aún podría causar deslaves que pondrían en riesgo la vida de personas.

En 1998, el huracán Mitch devastó Centroamérica provocando la muerte de más de 11.000 personas e inundaciones devastadoras. Es la segunda tormenta más letal de la que se tenga registro.

Más de 260 personas han muerto en Guatemala hasta el momento este año en deslaves e inundaciones.

Matthew eventualmente se disiparía sobre la Península de Yucatán, en México, la próxima semana, pero podría llevar lluvias a las zonas de producción de petróleo del sur del Golfo de México y podría obligar al cierre temporal de puertos mexicanos.

En el otro lado del Atlántico, el huracán Lisa, el séptimo de la temporada, tenía vientos máximos sostenidos de 80 millas por hora (130 kilómetros por hora), a unas 415 millas (665 kilómetros) al noroeste de las Islas Cabo Verde, pero no representa una amenaza inmediata a tierra ni activos petroleros.