Lima. Traficantes de droga en Perú encontraron un nuevo uso para la vuvuzela símbolo de la Copa Mundial de fútbol Sudáfrica 2010: esconder marihuana.

Dos mujeres peruanas que buscaban vender unas 100 bolsitas de marihuana escondidas en las vuvuzelas -una delgada corneta de plástico que produce un ensordecedor zumbido- frente a una escuela en Lima, fueron arrestadas por la policía.

Las coloridas trompetas de plástico, criticadas porque su sonido semejante al bramido de una manada de elefantes desconcentra a los jugadores, se han extendido rápidamente y se han convertido en un instrumento infaltable en los partidos de fútbol y en las marchas políticas en Perú y otros países.

Perú fue eliminado para asistir a la Copa del Mundo en Sudáfrica, pero los hinchas fanáticos locales han seguido ruidosamente los juegos de otros equipos sudamericanos.

La última vez que una selección peruana de fútbol participó en un Mundial de fútbol fue en 1982, en España.