Un contenedor con los cuerpos de los reos que fallecieron el miércoles en el incendio de la granja penal de Comayagua arribó apróximadamente a las 9:00 de la noche de este jueves a la morgue judicial en Tegucigalpa.

Hacia las 6:40 de la tarde, el primero de varios de estos vehículos salió desde Comayagua con rumbo a la capital hondureña, donde se realizarán las respectivas autopsias de las víctimas y se procederá a su identificación.

Un fuerte dispositivo resguardaba el contenedor en su tránsito hacia Tegucigalpa, mientras en la morgue capitalina los familiares de los reclusos ya se encontraban apostados en espera de la llegada de los cuerpos de sus seres queridos.

El Comité Permanente de Contingencias (Copeco) instaló un campamento en la sede del Instituto Nacional de Formación Profesional (Infop) en el sector de Miraflores para atender a los dolientes.

Ricardo Ramírez del Cid, director de la Policía Nacional, afirmó que en las afueras del centro penal de Comayagua se encuentran disponibles 17 autobuses que trasladarán a los parientes de los reclusos muertos hasta la morgue de Tegucigalpa.

En las unidades de transporte también irán elementos policiales para brindar seguridad a los pasajeros.

El comisionado general afirmó que al llegar a la capital de Honduras, a los dolientes se les proveerá de alimentos mientras esperan que les entreguen los cuerpos.