Wellington. Tres jóvenes que estuvieron a la deriva durante 50 días en un pequeño bote en el Pacífico Sur sobrevivieron a base de cocos, una gaviota que cazaron, y bebiendo agua de lluvia y luego marina, dijeron este viernes quienes los rescataron.

"Es un milagro que los hayamos encontrado", dijo Tai Fredricsen, uno de los tripulantes de un bote de pesca que rescató a los adolescentes.

"Ellos estaban increíblemente en buena forma para el tiempo que estuvieron en el mar. De alguna manera cazaron un pájaro, no se cómo, pero lo atraparon. Se lo comieron, que es lo que se recomienda (en los manuales de supervivencia)", contó Fredricsen a medios de Nueva Zelanda.

Los jóvenes, provenientes del territorio neozelandés de Tokelau, desaparecieron del atolón de Atafu el 6 de octubre.

Tras una extensa búsqueda por mar y aire que no arrojó resultados, las familias de los adolescentes se convencieron de que habían muerto en el mar y hace dos semanas celebraron una ceremonia en su memoria en el pequeño atolón, dijo este viernes un portavoz del servicio marítimo neozelandés.

Etueni Nasau, de 14 años, y Samu Pelesa y Filo Filo, ambos de 15, estuvieron a la deriva unos 1.300 kilómetros a través de una región del océano Pacífico por la que transitan muy pocas embarcaciones.

Este jueves, un barco pesquero de Nueva Zelanda, el San Nikanau, que navegaba cerca del territorio francés de Wallis y Futuna, divisó a los jóvenes en el bote.

"Ayer vimos una pequeña embarcación, un pequeño bote frente a nuestra proa, y supimos que era un poco extraño", dijo Fredricsen.

"Tenemos suficiente inteligencia para saber que había gente en él y se supone que esa gente no debería estar allí", agregó. Al comenzar a navegar hacia el bote, los jóvenes comenzaron a hacer señas al barco atunero.

"Acerqué el barco tanto como pude y les pregunté si necesitaban ayuda. Dijeron que si, 'muchísima', estaban contentísimos de vernos", señaló Fredricsen.

"Estaban muy flacos, pero físicamente con buena salud, comparando con lo que habían pasado", dijo el pescador.

Los adolescentes tenían un par de cocos en el bote pero nada de agua cuando fueron rescatados. Dijeron que habían salido de su isla rumbo a una isla vecina llevando cocos suficientes para dos días.

No se sabe porqué los muchachos no lograron llegar a su destino.

Las islas Tokelau son tres pequeños atolones en el océano Pacífico, a medio camino entre Nueva Zelanda y Hawái.

Los adolescentes tuvieron suerte de ser encontrados por el San Nikunau, pues el pesquero normalmente va a descargar a Samoa Estadounidense pero optó por dirigirse a Nueva Zelanda.

"Generalmente no tomamos esta ruta y estábamos siguiendo el camino más rápido hacia Nueva Zelanda", dijo Fredricsen.

El San Nikunau está ahora navegando hacia Fiyi para que los adolescentes puedan recibir tratamiento médico.