West Palm Beach. El presidente Donald Trump habría dicho a asesores que quiere una pronta salida de las tropas estadounidenses de Siria, dijeron este viernes dos funcionarios de alto rango del gobierno, una postura que puede enfrentarlo con muchos cargos importantes de Washington.

Trump pasará el fin de semana de Pascua en una de sus propiedades en Palm Beach, en Florida. Durante un discurso en Richfield, en Ohio, el jueves, reveló su deseo de retirar las fuerzas estadounidenses de Siria y de que los países de la región se encarguen de la seguridad.

"Saldremos de Siria muy pronto", dijo sobre las victorias aliadas contra los militantes de Estado Islámico (EI).

"Dejemos que otras personas se ocupen de eso ahora. Muy pronto, muy pronto, nos iremos", dijo Trump. "Volveremos a nuestro país, a dónde pertenecemos, dónde queremos estar".

Los funcionarios del Gobierno, que pidieron resguardar el anonimato, dijeron que el comentario de Trump durante el discurso reflejaba deliberaciones con asesores en las que preguntó: por qué las fuerzas estadounidenses deberían quedarse, si los militantes les pisan los talones.

Trump dejó en claro que "una vez destruidos EI y sus restos, Estados Unidos buscará que los países de la región desempeñen un papel más importante para garantizar la seguridad y dejarlo así", dijo un funcionario.

Sin embargo, tal política no está decidida, agregó uno de los funcionarios.