Seúl/Washington DC. Estados Unidos anunciará su mayor paquete de sanciones hasta la fecha contra Corea del Norte, para seguir aumentando la presión sobre Pyongyang por su programa nuclear y de misiles, mientras Corea del Sur se prepara para más conversaciones con funcionarios del Norte.

Un endurecimiento de las sanciones podría complicar la última distensión entre las dos Coreas, en un momento en que se está avanzando en los preparativos para crear las condiciones apropiadas para celebrar una cumbre entre el líder norcoreano, Kim Jong Un, y el presidente surcoreano, Moon Jae-in.

Un alto funcionario del Gobierno de Estados Unidos, calificó las medidas como "el mayor paquete de nuevas sanciones contra el régimen de Corea del Norte", sin aportar detalles.

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, insinuó el plan hace dos semanas, durante una escala en Tokio que antecedió a su visita a Corea del Sur con motivo de los Juegos Olímpicos de Pyeongchang.

El líder norcoreano, Kim Jong Un, dijo que quiere impulsar el "cálido clima de reconciliación y diálogo" con su vecino del sur después de que una delegación de alto nivel que incluyó a su hermana regresó del evento deportivo.

Las sanciones serán anunciadas mientras la hija de Trump, Ivanka, visita Corea del Sur para asistir a una cena con Moon y a la ceremonia de clausura de los Juegos. Además de la cena, que incluirá un menú kosher por las restricciones alimenticias de Ivanka, el complejo presidencial de la Casa Azul planea una pequeña muestra de música tradicional para su delegación.

Su visita coincide con la de un funcionario norcoreano sancionado, Kim Yong Chol, al que se responsabiliza por el hundimiento de un navío surcoreano en 2010 en el que murieron 46 marinos. Su delegación se reunirá también con Moon.

La Casa Azul señaló que no hay instancias oficiales para que haya un encuentro entre funcionarios norcoreanos y estadounidenses.