Ankara. Turquía romperá sus relaciones con Israel si no recibe una disculpa por el asalto mortal israelí a un barco de ayuda turco que se dirigía a Gaza, dijo el ministro de Asuntos Exteriores turco, pero el Estado judío dijo este lunes que no tenía intenciones de hacerlo.

Fue la primera vez que Ankara amenaza explícitamente con cortar lazos con Israel, habiendo dicho anteriormente que estaba revisando sus relaciones con el Estado judío.

El intercambio público de los dos aliados regionales de Estados Unidos siguió a las conversaciones de la semana pasada entre funcionarios turcos e israelíes para reparar los vínculos. En cambio, sus posiciones parecieron haberse endurecido.

"Israel tiene tres opciones: o bien pide perdón o acepta las conclusiones de una comisión internacional que investigue el asalto, o Turquía romperá relaciones", dijo el ministro de Relaciones Exteriores turco, Ahmet Davutoglu, a la edición de este lunes del diario Hurriyet.

Alguna vez el aliado musulmán más cercano de Israel, Turquía ha dicho en varias ocasiones que quiere que Israel pida perdón por el asalto del 31 de mayo, pague indemnizaciones, acepte una investigación de la ONU sobre el incidente y levante el bloqueo sobre los 1,6 millones de palestinos que viven en la Franja de Gaza.

El ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Avigdor Lieberman, dijo este lunes que su país no tiene intención de disculparse.

"No tenemos ninguna intención de pedir disculpas", dijo Lieberman a los periodistas durante una visita a Letonia.

Davutoglu se reunió la semana pasada en Bruselas con el ministro de Comercio e Industria de Israel, Benjamin Ben-Eliezer, para tratar de mejorar las relaciones.

Turquía dijo entonces que había comunicado a Israel sus demandas para restaurar las relaciones.

Sin embargo, Davutoglu dijo a Hurriyet: "No esperaremos una respuesta por siempre".

"Será suficiente si su propia comisión concluye que el asalto fue injusto y piden perdón en línea con el veredicto de la comisión, pero tenemos que ver primero el veredicto", agregó.

Nueve activistas turcos pro-palestinos murieron cuando comandos israelíes irrumpieron en el barco de bandera turca Mavi Marmara el 31 de mayo, dentro de una operación para detener a una flotilla de ayuda que se dirigía a Gaza, que sufre un bloqueo por parte de Israel.

Turquía retiró su embajador en Israel, canceló operaciones militares conjuntas y prohibió el paso de aviones militares israelíes por el espacio aéreo turco tras el incidente.

Estados Unidos quiere que Israel y Turquía, cuya anterior amistad había beneficiado la política estadounidense en Oriente Medio, solucionen su disputa. El presidente estadounidense, Barack Obama, tiene previsto reunirse con el israelí Benjamin Netanyahu en Washington este martes.

Israel ha sostenido que sus comandos abrieron fuego sólo después de que el equipo de abordaje fuera atacado por activistas armados con palos y cuchillos.

Además, dice que el bloqueo de Gaza es necesario para evitar el suministro de armas a islamistas de Hamas que gobiernan el enclave.

Las relaciones entre Israel y Turquía han caído fuertemente desde que el primer ministro Tayyip Erdogan habló enérgicamente en contra de una ofensiva israelí en Gaza a finales de 2008.

Los dos países habían forjado una amistad en la década de 1990 basada en cooperación militar y de inteligencia.

Turquía ha mejorado las relaciones con vecinos como Irán y Siria en los últimos años y Erdogan se convirtió en una figura popular entre países musulmanes por defender la causa palestina.