Sendai. A una semana del terremoto de 8,9 grados que azotó a Japón y del posterior tsunami que destruyó gran parte del noreste del país, un informe oficial de la Agencia Nacional de Policía señala que los muertos alcanzan a 7.348 personas.

Sin embargo, el dato más desconcertante es que los desaparecidos suman 10.497.

La policía nipona ayudada por efectivos militares y rescatistas siguen trabajando para dar con el paradero de las miles de personas que aún no se han ubicadas y que se teme que fueran arrastradas por la muralla de olas de golpeó al país.

La autoridad, en todo caso, advirtió que la cifra de desaparecidos podría disminuir ya que muchas personas decidieron de inmediato abandonar la zona siniestrada e incluso el país.

De acuerdo a la agencia Infobae, en el pasado maremoto de 2004 en el Océano Indico las cifras de desaparecidos fueron igualmente elevadas pues no se pudo recuperar miles de cadáveres que fueron atrapados por el mar.