Bruselas. Los gobiernos de la Unión Europea adoptarían un embargo contra las importaciones de petróleo sirio para fines de la semana próxima, en un intento por elevar la presión sobre el presidente Bashar al-Assad, dijo este miércoles un diplomático del bloque.

El viernes pasado, los 27 gobiernos del bloque acordaron explorar nuevas sanciones contra Assad en respuesta a sus cinco meses de represión contra manifestantes democráticos, en los que se ha dado muerte a 2.200 civiles, según Naciones Unidas.

Este lunes se realizó una ronda de diálogo en Bruselas, dijo el diplomático, y las capitales de la UE no tuvieron objeciones.

"Todo el proceso puede completarse para fines de la semana próxima si las cosas proceden según lo planeado", dijo el diplomático, quien habló bajo condiciones de anonimato.

Un embargo petrolero constituiría un gran paso para la UE, donde hasta el momento varios gobiernos han sido reacios a actuar contra la industria petrolera de Assad por preocupaciones sobre daños potenciales a sus intereses comerciales.

Siria produce alrededor de 400.000 barriles de petróleo por día y exporta la mayor parte de alrededor de 150.000 barriles por día a países europeos, principalmente Holanda, Italia, Francia y España.

En su última ronda de sanciones el lunes, la UE impuso congelamientos de activos y vedas a visas para 15 sirios, entre ellos altos funcionarios de inteligencia militar y la policía.

Cinco instituciones, incluyendo las agencias de inteligencia militar y de la fuerza aérea, fueron agregadas a una lista de entidades con las que las empresas de la UE tienen prohibido firmar contratos.