San Juan. La oposición política de Puerto Rico urgió este miércoles al gobierno a intensificar sus esfuerzos para combatir la propagación del virus chikunguña en la isla, donde se cree que hay unas 400 personas contagiadas y se acerca la fecha del inicio del nuevo curso escolar.

El legislador Gabriel Rodríguez Aguiló, del opositor Partido Nuevo Progresista (PNP), pidió a la secretaria de Salud, Ana Rius, que promueva una campaña masiva ante la aceleración en la propagación de un virus que hace medio año era desconocido en el continente y en la actualidad se extiende también con gran rapidez por América Latina y el Caribe.

"Solicitamos a la secretaria de salud, Ana Rius, que tome acción rápidamente para combatir el virus chikunguña y la erradicación de los mosquitos Aedes aegypti y Aedes albopictus, que lo propagan", dijo el portavoz de la Comisión de Salud del PNP en la Cámara de Representantes, en un comunicado de prensa.

Más de un centenar de casos de chikunguña han sido confirmados en Puerto Rico desde que se detectó la presencia de este virus en la isla, aunque, a falta de una doble comprobación de las muestras tomadas, se teme que esa cifra ascienda a más de cuatrocientos.

Preocupa particularmente en la isla caribeña que el 90% de todos los casos confirmados se hayan registrado en torno al caño Martín Peña, un área deprimida de San Juan en la que se acumulan vertederos clandestinos a lo largo de un cuerpo de agua, el hábitat perfecto para los mosquitos que propagan el chikunguña y el dengue.

Rodríguez recomendó al gobierno que establezca alianzas con los municipios de mayor incidencia del virus y emprenda campañas de comunicación masivas para orientar a las comunidades sobre cómo eliminar los posibles criaderos de los mosquitos que transmiten el chikunguña.

Pidió que se preste especial atención a la prevención entre niños y maestros que comenzarán próximamente el nuevo curso escolar debido a que a muchas escuelas no se les da el debido mantenimiento durante el receso de verano y en sus áreas se crean criaderos de mosquitos.

El chikunguña es un virus para el que no hay vacuna ni tratamiento, aunque raramente es mortal, y que provoca una fiebre con síntomas muy parecidos a los del dengue y fuerte dolor en las articulaciones. Apareció por primera vez en el continente americano el pasado diciembre y el 29 de mayo fue detectado el primer caso en Puerto Rico.

Hasta el momento se han confirmado 118 casos en laboratorios de EE.UU.-, aunque más de 400 muestras -prácticamente todas tomadas en el área metropolitana de San Juan- han dado también positivo en las pruebas realizadas a nivel local.

De ellos, tan sólo diez podían estar relacionados con viajes recientes del afectado a otros territorios donde podría haber contraído el virus, mientras que el resto tuvo que tratarse de contagios locales.

Según datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) del pasado 3 de julio, se han registrado 21 muertes por este virus, 4.756 casos confirmados y 302.081 casos sospechosos, de ellos 193.395 en la República Dominicana.

El virus también ha llegado a países centroamericanos como El Salvador y al sur de la región como Venezuela, Brasil o Paraguay.