Madrid. El Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa ha rechazado la oferta del gobierno español de colocarse al frente del emblemático Instituto Cervantes y convertirse en embajador del español en todo el mundo, según informaron el viernes fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores y diversos medios, que justificaron su decisión por ser el puesto incompatible con su tarea literaria.

Vargas Llosa, que tiene la doble nacionalidad peruana y española, declinó el cargo en una carta dirigida al presidente del gobierno, Mariano Rajoy, según dijeron diversos medios citando al entorno del escritor, que señalaron que el Nobel sí que había ofrecido sin embargo su colaboración con la institución.

El Cervantes, joya de la corona de la cultura española en el exterior, es el equivalente al British Council inglés o la Alliance Française, cuya misión es difundir el conocimiento del castellano y su cultura mediante la formación y otras actividades educativas.

El rey Juan Carlos fue quien le propuso que ocupara el cargo de presidente, por encima del de director, en nombre del Gobierno de centroderecha del Partido Popular, dijo el diario ABC.

Se da la circunstancia de que Vargas Llosa, de tendencias políticas conservadoras, mostró su apoyo en las elecciones generales españolas del pasado noviembre al partido Unión Progreso y Democracia, y no al PP.

El cargo iba a tener unas funciones más representativas que ejecutivas, puesto que las labores de gestión del día a día recaerían en el puesto de director, para el que suena el nombre del diputado del PP Rafael Rodríguez- Ponga, que es filólogo y lingüista, según el ABC, que dijo que era la segunda vez que Vargas Llosa decía no al Cervantes, después de que el Gobierno de José María Aznar ya le ofreciera el cargo en 1996.