CIUDAD DEL VATICANO. El Vaticano dijo este domingo que estaba siguiendo de cerca el caso de una mujer iraní condenada a muerte mediante lapidación por adulterio y que podría intervenir mediante sus canales diplomáticos para evitar su ejecución.

El comunicado se produjo después que el hijo de Sakineh Mohammadi Ashtiani, Sajjad Ghaderzadeh, instó en una entrevista con la agencia italiana de noticias Adnkronos, al Papa Benedicto XVI y al Gobierno italiano a intervenir para salvar la vida de su madre.

"La Santa Sede está siguiendo el caso con atención y participación", dijo en un comunicado el portavoz del Vaticano, el padre Federico Lombardi. "La postura de la iglesia contra la pena de muerte es bien conocida y la lapidación es una forma particularmente brutal de la misma", sostuvo.

Cuando se hace un pedido de intervención por asuntos humanitarios pertenecientes a otro Estado, el Vaticano lo hace a través de medios diplomáticos en lugar de públicamente, dijo el comunicado.

El caso destacó el uso del apedreamiento en Irán y produjo una condena internacional, con varios líderes políticos y celebridades extranjeras expresando solidaridad con la mujer sentenciada.

El Gobierno de Italia renovó este domingo su llamado a Irán para salvar la vida de la mujer y exhortó a Teherán a considerar un "gesto de clemencia" en el caso.