Wellington. Ejecutivos estresados de las ciudades podrían buscar otras oportunidades y comprarse su propio pueblo, como uno que está en venta en Nueva Zelanda, con un pub y 40 habitantes incluidos.

Otira, una aldea en la lluviosa costa occidental de la Isla Sur de Nueva Zelanda, está a la venta por 1 millón de dólares neozelandeses (unos US$715.000).

Los actuales propietarios, Bill y Christine Hennah, compraron el descuidado pueblo en 1998 después de pasar por allí y "sentir pena por él", dijo el viernes el diario The Press, de Christchurch.

Ellos pagaron 80.000 dólares neozelandeses (unos US$56.000) por el hotel o pub, la escuela, la estación de tren, el ayuntamiento y las 18 casas que forman la aldea cerca del Parque Nacional de Arthur Pass que data de 1923.

En el pueblo, construido cuando fue abierto el túnel ferroviario de Otira, vivieron unos 600 trabajadores y sus familias en su momento de apogeo.

Pero la pareja, ahora dentro de los sesenta, dice que no tiene la energía para dirigir el hotel. Pide 350.000 dólares neozelandeses por el hotel o 1 millón por el lote completo.

"Necesitamos a alguien que lo levante otra vez. Hay mucho potencial y oportunidades", dijo Christine Hennah a The Press.