Un sondeo hecho por la firma Datanálisis indica que 50% de la población no ve viable la construcción de 2 millones de viviendas en seis años.

Luis Vicente León, socio director de la firma, cree que el gobierno tendrá que aliarse con los privados para resolver el déficit habitacional.

"No hay forma de resolver el problema si no se involucra al sector privado", expresó al término de una presentación en el marco de la Semana de la Construcción.

El sondeo hecho por Datanálisis a 1.300 personas en todo el país y de todos los estratos socioeconómicos, indica que 80% de la población no cree que sin los privados se cumplirá la meta planteada.

Reconocimiento presidencial. El mismo presidente Hugo Chávez  reconoce que la escasez de viviendas es una deuda de la autoproclamada "revolución socialista" que ha promovido en los 12 años en los que ha gobernado Venezuela.

Para saldar ese pesado pasivo, pidió que el electorado lo apoye para otro período de gobierno -que buscará en los comicios del 2012-, para el cual proyectó la "Gran Misión Vivienda Venezuela" con la meta de construir desde ahora hasta el 2017 las 2 millones de unidades que necesita la población.

"Este es uno de los problemas más grandes que tenemos, el de la vivienda. Y créanme que yo lo he tomado como algo personal, un problema mío, de Chávez. Y no descansaré pero nada, nada, en la búsqueda de soluciones al drama heredado producto de la maldición del capitalismo", reconoció el mandatario semanas antes de lanzar la "Misión".

Los platos fuertes del Estado en el cumplimiento de la primera etapa del nuevo programa -levantar 350.000 unidades con fecha límite del 2012- son nuevas ciudades socialistas, además de la ampliación de la Cacique Tiuna.

Allí proyectan que convivan dignamente miles de antiguos "sin techo": invasores de terrenos urbanos, ex habitantes de intrincados e inestables cerros y damnificados afectados por inclementes lluvias.
Estrategia electoral.

Alianza con los "estafadores". Para saldar cuentas se deben construir al menos 120.000 unidades anuales y el presidente ha dicho que para esto requerirá trabajar codo a codo con los empresarios de la construcción, algo que será interesante de ver, si se considera que a menudo los ha tratado de "estafadores".

A algunos les tiene abierto juicios y a otros los ha metido presos por incumplimiento en la construcción.
Desde el sector público la iniciativa será financiada por los altos precios del crudo y un nuevo impuesto petrolero. El ministro de Energía, Rafael Ramírez, dijo que la primera etapa de la Misión costará 60.000 millones de bolívares (US$14.000 millones).

"Con el disgusto de sus oponentes, Chávez va rumbo hacia las elecciones con el viento en su cola, en la forma de un fresco impuesto a las ganancias súbitas petroleras", dijo la firma de análisis Latin American Newsletters.

Una derrota de Chávez se ve improbable hasta ahora, pues la mayoría de sondeos ubican las preferencias hacia el militar retirado en cerca del 50%, pero sus adversarios dicen que en los múltiples programas que ha intentado aplicar para combatir el déficit habitacional está uno de sus fracasos.

* Con información de El Mundo de Venezuela y Reuters.