El choque de trenes en la ruta los Valles del Tuy-Caracas del Sistema Ferroviario Ezequiel Zamora en la mañana de ayer, se suma a una serie de deterioros de los servicios que se desencadenan en el país. Así lo percibe gran parte de la opinión pública.

El accidente ocurrió a partir de un tren que se detuvo inesperadamente en la vía y provocó la colisión del que venía detrás. El primer tren se volcó parcialmente sobre un tercero que venía en la otra vía. No hubo volcamiento porque el accidente se produjo en un túnel.

El ministro Garcés declaró que se estableció una junta de investigación técnica para establecer los motivos de la colisión. Y agregó que que se trató de un "suceso fortuito, eventual", por lo que anunció que se restablecerá el servicio.

Alexander Bueno, exconsultor del InstitutoAutónomo de Ferrocarriles del Estado (IAFE) y especialista en tracción de trenes del Valle del Tuy, comentó a Emen: "Un tren puede frenar por emergencia, pero debe haber una distancia entre una unidad y otra equivalente a la longitud de un tren virtual, que no se respetó. Los sistemas de protección y seguridad deben estar inoperativos o no funcionan. Otra posibilidad es que haya muchos trenes funcionando en ese tramo y que operen manualmente".

El experto comenta que, cuando existe una falla eléctrica, se activa una batería automática de freno, "salvo que exista falla de mantenimiento". En otras palabras, el accidente podría haber ocurrido por falta de cumplimiento de los sistemas de distancia y por falta de mantenimiento de la batería que activa el freno. Se descartaría la posibilidad de una falla de energía. Si bien Bueno afirma que existe un desbalance en la distribución de carga de energía de los sistemas de trenes del país (negado por el gobierno), igual no sería el caso de Chararabe "ya que no éste no impacta el sistema de tracción de ese tramo".