Caracas. El gobierno de Venezuela lucha contra el temporal y la falta de infraestructura para atender a los miles de refugiados que dejaron las peores lluvias en 40 años que sacuden al norte del país petrolero.

La orden del presidente Hugo Chávez es alojar a los damnificados lo mejor que se pueda, por eso es que funcionarios, militares y consejos vecinales buscan desesperadamente lugares para ubicar a las casi 17.000 familias que debieron dejar sus hogares a causa del temporal.

La tarea se complica por el déficit habitacional del país miembro de la OPEP, donde se estima que cada año hacen falta 200.000 viviendas y hay un saldo rojo acumulado de dos millones de unidades.

Es por eso que Chávez, que lidera por más de una década lo que llama una revolución socialista en Venezuela, ha dispuesto de cuarteles militares, espacios públicos, oficinas del gobierno para atender a los desplazados, mientras estudia el uso de sitios privados para el mismo propósito.

El carismático líder predicó con el ejemplo y recibió este miércoles a 26 familias en el Palacio de Gobierno, por lo que exige públicamente a sus colaboradores que desalojen espacios en ministerios y oficinas públicas para alojar gente.

"Dentro de Caracas, cabe otra Caracas", dijo Chávez en la noche del jueves y señaló que espera la aprobación de una ley que le permitiría apropiarse de terrenos y edificaciones considerados en abandono.

Sin cama para tanta gente. La necesidad de espacio para alojar desplazados es tal, que Chávez dispuso el uso de un centro comercial del centro de la ciudad, que expropió hace un tiempo, para alojar a unas 3.000 personas.

"Ahí caben unas 600 familias y si tenemos que posponer el inicio de las tiendas socialistas que íbamos a poner ahí, pues lo posponemos, la gente es primero", señaló el líder.

Desde hace una semana el temporal ha afectado principalmente a los estados costeros de Anzoátegui, Falcón, Miranda, Vargas, la capital Caracas y Zulia.

El gobierno suspendió las clases en colegios públicos y privados en 10 estados hasta la próxima semana.

La infraestructura petrolera del país, uno de los mayores productores de crudo del mundo, ha reportado algunos problemas en el área de refinación a causa del temporal.

El gobierno declaró emergencia en los estados de Vargas, Miranda, Distrito Capital, Falcón- lo que permitiría el rápido desembolso de recursos para hacer frente a la emergencia.

Asimismo, suspendió las clases en colegios públicos y privados en 10 estados del país hasta la próxima semana.

Dentro de las medidas de emergencia, Chávez aprobó el uso de 1.178 millones de bolívares (unos US$273 millones) para la construcción de 9.387 viviendas para los afectados.

El presidente ha realizado recorridos en las zonas afectadas donde no pierde oportunidad para arengar a la población con un discurso socialista, besar niños, conformar ancianas y bromear con la gente.