Nueva Orleans. Los vestigios del huracán Isaac seguían causando dolores de cabeza este viernes, generando fuertes lluvias y la amenaza de inundaciones repentinas en la parte baja del valle del Misisipi mientras los residentes costeros se preparan para iniciar sus esfuerzos de limpieza.

El primer huracán que alcanza a Estados Unidos este año será recordado por haber golpeado a Nueva Orleans en el aniversario del paso del huracán Katrina en el 2005, y por haber brindado una primera prueba exitosa de las nuevas defensas contra inundaciones de la ciudad.

El alcalde de Nueva Orleans, Mitch Landrieu, llegó a la conclusión de que el anillo de defensas estaba "operando como fue diseñado".

Ahora una depresión tropical, Isaac todavía puede desencadenar tornados en Misisipi y Luisiana, dijo el Centro Nacional de Huracanes - entre los actos finales de una tormenta que golpeó por encima de su peso en términos de impacto y a menudo confundió a los meteorólogos.

Pese a ésto, el fenómeno ofreció un punto positivo. La lluvia se espera que alcance el centro del Medio Oeste del país durante el fin de semana, un regalo del cielo para los agricultores afectados por la peor sequía en más de 50 años, aunque demasiado tarde para muchos de los cultivos de la temporada.

Isaac causó inundaciones y daños a la propiedad en la costa estadounidense del Golfo de México principalmente a causa de las precipitaciones inesperadamente fuertes y persistentes. El sistema se quedó cerca de Nueva Orleans durante la mayor parte de dos días, a veces moviéndose tan lentamente como a ocho kilómetros por hora.

"La mayoría de ellos soplan y pasan de una vez. Éste simplemente estuvo demasiado tiempo", dijo George Dubaz, guía turístico de Nueva Orleans, durante el aguacero.

La tormenta causó entre US$700 millones y US$2.000 millones en pérdidas aseguradas en tierra firme, dijo la firma modeladora de desastres AIR Worldwide la noche del jueves.

Eso dejaría a Isaac, que entró en tierra como un huracán de categoría 1, muy lejos de los 10 huracanes más costosos de Estados Unidos.