Amsterdam. Víctimas de abusos sexuales por parte de sacerdotes quieren que la Corte Penal Internacional (CPI) investigue al Papa Benedicto XVI y a tres altos funcionarios del Vaticano por permitir la violación y los abusos sexuales a menores.

El grupo Red de Sobrevivientes de las Víctimas de Abusos por Sacerdotes (SNAP, por su sigla en inglés) y el grupo de derechos humanos Centro para los Derechos Constitucionales (CDC) dijeron el martes que presentaron una denuncia en la CPI alegando que los dirigentes del Vaticano cometieron crímenes de lesa humanidad al tolerar y permitir delitos sexuales.

Pero parece poco probable que la CPI, el primer tribunal de crímenes de guerra permanente, pueda aceptar el caso.

Muchos de los delitos se produjeron antes del 2002, cuando se creó la CPI, lo que los coloca fuera del alcance del tribunal, mientras que el propio Vaticano no ha firmado la jurisdicción de la corte.

"Será muy difícil mantener el argumento de que la Iglesia, como grupo organizado, cometió un crimen contra la humanidad y sería discutible si se basó en un plan común", dijo Andre de Hoogh, profesor de derecho internacional en la Universidad de Groningen.

"Los delitos contra decenas de miles de víctimas, la mayoría de ellos niños, han sido encubiertos por funcionarios del más alto nivel del Vaticano. En este caso, todos los caminos realmente llevan a Roma". Pam Spees, abogada de CCR.

Serie de escándalos. La Iglesia Católica se ha visto inmersa en una serie de escándalos de encubrimiento de abusos sexuales en Europa y Estados Unidos en los últimos años.

"Los delitos contra decenas de miles de víctimas, la mayoría de ellos niños, han sido encubiertos por funcionarios del más alto nivel del Vaticano. En este caso, todos los caminos realmente llevan a Roma", dijo la abogada de CCR Pam Spees.

Un portavoz del Vaticano dijo que no haría comentarios de inmediato. Un funcionarios de la CPI remitió las preguntas a la fiscalía.

Pruebas.  Aunque el Vaticano no se ha sumado a la lista de la CPI, países como Italia, Holanda y Alemania lo han hecho, lo que significa que sus ciudadanos están bajo su jurisdicción. El Papa Benedicto XVI es alemán.

"La Oficina del Fiscal ha recibido los documentos", dijo la portavoz Florence Olara, añadiendo que los analizarían y "tomarían la decisión en su debido momento".

El CCR dijo que había presentado más de 20.000 páginas de informes, documentos y pruebas de delitos cometidos por sacerdotes católicos contra niños y adultos vulnerables.

Miembros de SNAP procedentes de Alemania, Bélgica, Holanda y Estados Unidos viajaron a La Haya para presentar la solicitud el martes.

El documento nombra al Papa Benedicto XVI; al ex secretario de Estado, el cardenal Angelo Sodano; al actual secretario de Estado vaticano, Tarcisio Bertone, y al cardenal William Levada, máximo responsable de la doctrina de la fe.

La CPI ha investigado delitos como el genocidio, el asesinato, el reclutamiento de niños soldados y la violación, en su mayoría en Africa, y recientemente emitió una orden de arresto contra el líder libio Muammar Gaddafi.

Tiene jurrisdicción sobre los delitos de genocidio, crímenes de guerra y delitos contra la humanidad, que incluyen violación, violencia sexual, asalto y tortura.

Ha recibido múltiples solicitudes en el pasado, como la de un grupo sirio de derechos humanos que pidió en junio investigar la muerte de civiles en Siria, pero el tribunal carece de jurisdicción en Siria.

El Estatuto de Roma que estableció el tribunal estipula también que la CPI debe emplearse únicamente como último recurso sólo si no hay procedimientos abiertos en los países de origen.