Roma. Un grupo de víctimas de abusos sexuales por parte de sacerdotes católicos se manifestó este domingo por la noche cerca del Vaticano, en demanda de que la iglesia castigue a los responsables de encubrimiento y que haga más para proteger a los niños.

Alrededor de 75 víctimas y manifestantes de Estados Unidos y varios países europeos querían marchar hasta el Vaticano con velas, pero fueron bloqueados por la policía.

"Esto es por la responsabilidad", dijo durante la concentración Gary Bergeron, uno de los organizadores de un grupo llamado la Voz de los Sobrevivientes, en Castel Sant' Angelo en el centro de Roma, a unos 500 metros de la Basílica de San Pedro en el Vaticano.

Después de negociar con la policía, Bergeron y una mujer pudieron entrar en el Vaticano llevando velas hasta la Plaza de San Pedro, mientras que el resto del grupo debió esperar afuera.

Ambos delegados entregaron cerca de 75 cartas de víctimas de abusos dirigidas al Papa Benedicto XVI. La policía, que siguió de cerca al par de activistas, tomó copias de sus pasaportes antes de liberarlos.

"No hay personas en algún cargo, en ninguna parte del mundo, cuyo estatus o cargo deba estar por sobre la protección a nuestros niños o sobre la ley", dijo Bergeron durante la concentración.

Bergeron también depositó una decena de pequeñas piedras en la plaza, en representación de las víctimas de abuso de varios países.

"Cuando los hombres del clero toman los cuerpos de los niños para su placer, es tiempo de cambiar", dijo Bergeron.

Las revelaciones sobre niños víctimas de abusos sexuales por parte de sacerdotes durante las últimas décadas han sacudido a la iglesia este año, especialmente en Europa, Estados Unidos y Australia.

El portavoz del Vaticano, el padre Federico Lombardi, salió a conversar con los manifestantes, pero se alejó de la concentración después de ser recibido por silbidos y abucheos. Posteriormente, Lombardi se reunió con el grupo de manera privada.