La Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) se convirtió este miércoles en un campo de batalla, luego de que estudiantes atacaran a elementos de la Policía Nacional.

Con los rostros cubiertos, armados con palos y piedras, supuestos alumnos de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) intentaron acorralar a agentes del comando especial Cobra, obstaculizando el paso sobre el bulver Suyapa, en el carril que conduce al centro de la capital de Honduras.

Para neutralizar a los manifestantes, la policía lanzó gases lacrimógenos y agua desde una tanqueta; sin embargo, los estudiantes continuaron los ataques y quemaron llantas en el portón de entrada a la máxima casa de estudios de Honduras.

Posteriormente, socorristas de la Cruz Roja ingresaron a la universidad para atender a personas que se vieron afectadas por los gases.

Agentes que se encontraban en el lugar afirmaron que trataban de impedir la toma de la vía, aunque pidieron a los conductores evitar el paso por ese sector por seguridad.

"Estamos respetando la autonomía de la universidad y vamos a estar pendientes aquí para que no se vuelvan a tomar la vías públicas", señaló uno de los policías.

Asimismo, informó que los protestantes pueden ser miembros de algún frente universitario, aunque no descartó que se tatara de infiltrados o "compañeros de barrio que pueden ser de alguno de los grupos que apoyan a los equipos de fútbol".

Al interior de la UNAH se realizaban actos de graduación, por lo que además de personal docente, administrativo y estudiantes, padres y familiares permanecía en el alma máter.

En agosto de 2009, miembros del Frente Universitario Revolucionario (FUR) y seguidores del ex presidente Manuel Zelaya se tomaron las instalaciones de la Universidad Nacional de Honduras, y se enfrentaron con piedras, palos y bombas molotov a las autoridades, provocando además daños a la propiedad pública y privada.