Votkinsk. El primer ministro de Rusia, Vladimir Putin, calificó la resolución de Naciones Unidas favorable a las acciones militares en Libia como una campaña medieval que recuerda a las cruzadas.

"La resolución tiene defectos y fallos", expresó Putin en una fábrica rusa de misiles, y agregó que la interferencia en los asuntos internos de otros países se estaba convirtiendo en una tendencia de la política exterior de Estados Unidos.

Los acontecimientos en Libia indican que Rusia debe fortalecer su propia capacidad de defensa, agregó el primer ministro.

Putin señaló que el mandato de Gaddafi no cumple los criterios democráticos, pero que eso no justifica la intervención militar.