Santiago/Buenos Aires. Un complejo volcánico en el sur de Chile entró el sábado en erupción, lo que activó un masivo plan de evacuación en zonas aledañas, en medio de una fumarola de varios kilómetros de alto que cruzó a Argentina y provocó el cierre de un aeropuerto.

Pasado el mediodía de ayer y antecedido por una alta actividad sísmica, el complejo volcánico Puyehue-Cordón Caulle hizo erupción tras varias décadas de inactividad y a sólo tres años de que otro macizo en el sur de Chile liberara energía por varios meses.

La erupción del complejo volcánico, a unos 920 kilómetros al sur de la capital chilena, no ha dejado víctimas o heridos, dijo la Oficina Nacional de Emergencias.

Junto con la expulsión de material piroclástico, el Puyehue-Cordón Caulle arrojaba una columna de cenizas de 10 kilómetros de alto y cinco kilómetros de ancho, la que se desplazaba por fuertes vientos a territorio argentino, hacia la zona turística de Bariloche.

"Estamos con un episodio de actividad volcánica importante, tenemos una columna de humo de 10 kilómetros de alto y las cenizas se empiezan a expandir con los vientos con bastante velocidad incluso (...) a Argentina", dijo el ministro chileno del Interior, Rodrigo Hinzpeter.

Horas antes de que ocurriera la erupción, la autoridad había decretado una evacuación preventiva de unas 600 personas en las zonas aledañas al complejo volcánico, en un radio de ocho kilómetros, a albergues habilitados para enfrentar la emergencia.

Pero el Gobierno decidió extender la zona de desalojo, en un área en que destaca la agroindustria y especialmente el turismo.

"Estamos ampliando la evacuación (...) con esto vamos a quedar con una zona evacuada que va a comprender aproximadamente 3.500 personas", dijo Hinzpeter.

CIERRE AEROPUERTOS Y PASOS FRONTERIZOS

La erupción del complejo volcánico activó en Chile el cierre del paso fronterizo Cardenal Samore, el segundo de mayor tráfico del país, y en Argentina el acceso internacional desde el poblado de Villa La Angostura.

"Se cerró el paso fronterizo Cardenal Samore (al menos) hasta mañana (domingo)", dijo el jefe del Gobierno de la sureña región de Los Lagos, Juan Sebastián Montes.

Villa La Angostura es el poblado argentino más cercano al complejo volcánico, distante a menos de 50 kilómetros en línea recta al oeste, según reportes de prensa, mientras que la turística Bariloche está a algo más de 100 kilómetros rectos tomando como referencia el epicentro del fenómeno natural.

"Era muy fuerte la tormenta de cenizas y pequeñas piedras volando, la visibilidad era a muy pocos metros" y se hacía "muy difícil respirar", dijo un parte de prensa de la Gendarmería argentina desde Villa La Angostura.

La columna de gases del complejo volcánico cruzó la cordillera de Los Andes, en medio de un intenso olor a azufre y se desplazó hasta Bariloche, en la patagonia Argentina.

La persistente lluvia de cenizas obligó a las autoridades de la turística ciudad de Bariloche al cierre de su aeropuerto.

Incluso, por la intensa fuerza de los vientos, las cenizas volcánicas afectaban una importante zona de la patagonia argentina hacia el océano Atlántico, lo que obligó a la estatal Aerolíneas Argentinas a cancelar los vuelos al sur del país.

"Son pocas las frecuencias por la hora (nocturna), pero Aerolíneas (Argentinas) decidió cancelar los vuelos hasta mañana (domingo) y ver qué ocurre con la rotación de vientos. También Lan (Argentina) decidirá mañana", dijo a Reuters una portavoz de Argentina Aeropuertos 2000, empresa que controla los principales aeropuertos del país.

Lan Argentina es filial de la chilena LAN.

ACCIONES Y RESGUARDOS

El cielo oscuro por la ceniza volcánica, que se asemejaba a nieve, era parte del panorama en el principal centro invernal argentino, a unos 1.600 kilómetros al sudoeste de Buenos Aires.

"Se oscureció de golpe y hubo lluvia de cenizas con truenos (de tormenta), lo que es muy raro en la zona. Veo la ceniza por la ventana y decidimos quedarnos en casa porque así lo aconsejan", dijo vía telefónica Paula Marchesotti, ama de casa y habitante de Bariloche.

"Puse trapos húmedos en las puertas, cerré las ventanas y junté agua (...) Al inicio hubo un colapso en las comunicaciones", agregó.

Defensa Civil de Bariloche recomendaba a los pobladores no salir de sus hogares, usar barbijos y acumular agua potable, al tiempo que declaró un alerta de precaución general a la espera de mejores condiciones ya que no se descartaban lluvias para la zona, lo que ayudaría a aplacar las cenizas provenientes del vecino país.

Mientras, el ministro de Defensa argentino, Arturo Puricelli, dispuso que el Ejército y sus recursos sean desplegados en la provincia de Neuquén, en apoyo a las poblaciones afectadas por la erupción.

Del lado argentino no hubo reportes de evacuados.

En Chile está la segunda cadena volcánica más grande y de mayor actividad del mundo, sólo superada por la de Indonesia.

En el 2008, otro volcán del sur Chile -el Chaitén- entró en erupción y provocó una nube de cenizas que alcanzó hasta la patagonia argentina, con miles de evacuados de las ciudades cercanas.