Santiago. La cadena volcánica Puyehue-Cordón Caulle en Chile, cuya erupción y desprendimiento de cenizas afectó el tráfico aéreo en Sudamérica, redujo su actividad permitiendo el viernes a las autoridades bajar el nivel de alerta de vigilancia.

El estatal Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) ajustó de nivel 6 a 5 la calificación de alerta por la erupción volcánica que comenzó hace dos semanas, aunque aclaró que permanece la alerta roja para la región previendo cualquier alteración.

La nube de cenizas emanada del complejo volcánico provocó la cancelación de vuelos aéreos en Argentina, Brasil, Chile Paraguay y Uruguay, con el consecuente efecto para los pasajeros.

También ha impactado al turismo en el sur chileno, además de causar graves efectos en la vecina Argentina en momentos en que se acerca la temporada invernal de esqui. Igualmente ha provocado alertas en Uruguay y el sur de Brasil.

La cadena vulcánica chilena es la segunda a nivel mundial después de Indonesia. Está integrada por unos 2.000 volcanes, de los cuales alrededor de 500 tienen potencial para entrar en actividad y otros 50 ó 60 ya lo han hecho.