Roma. El volcán Etna, en Italia, comenzó a arrojar cenizas y lava el jueves, forzando a las autoridades a cerrar brevemente los aeropuertos durante la noche.

Los dos aeropuertos de Catania, al pie del volcán, fueron reabiertos pero la autoridad de la aviación civil, ENAC, dijo que estaba vigilando el incremento de la actividad del volcán y las emisiones de cenizas.

El instituto de vulcanología INGV dijo que la actividad sísmica del Etna se había incrementado este miércoles antes de la última erupción, que hasta ahora ha sido leve.

El Etna, el volcán más alto y activo de Europa, entra en erupción regularmente, pero habitualmente causa escasos daños a zonas deshabitadas.