Quito. Una sorpresiva columna de humo, de unos tres kilómetros de altura, emanó ayer del volcán Tungurahua. El fenómeno se hizo presente dentro de un período de actividad baja, en la que se mantiene el coloso desde inicios de 2011.

Las estaciones de monitoreo del Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional empezaron a registrar la presencia de ceniza a las 17:14 de ayer miércoles.

"Fue una columna con un contenido moderado a bajo de ceniza, que alcanzó una altura de 3 km con dirección al Sur-occidente", señaló el sitio web del Geofísico. Posteriormente los vientos cambiaron y la columna se dirigió al Nor-occidente, se indicó en la página electrónica.

Agricultores preocupados. Vuelve la preocupación de los agricultores de las comunidades de la parroquia Cotaló, cantón Pelileo, porque desde ayer a eso de las 17:00 que se reactivó el volcán Tungurahua, en proceso eruptivo desde hace once años, arrojó ceniza que caía hasta el medio día sobre las plantaciones.

Rodrigo Aguilar, de la comunidad Laurelpamba, manifestó que los efectos de la caída de ceniza volcánica en la agricultura son inmediatos porque se comienzan a quemar las flores, ante lo cual ya no habrá la cantidad de fruto que se esperaba, "ojalá esta reactivación del Tungurahua se detenga para no perder la inversión hecha".

Asimismo, Patricio Chile, de la comunidad San José Las Queseras, manifestó que cerca de las 04:00 las explosiones del volcán lo despertaron, se asomó a la ventana y observó que salía material incandescente. A él le preocupa la caída de ceniza porque manifiesta que no tiene ni siquiera mascarilla para protegerse la nariz y garganta.

Por su parte, Juan Martínez, presidente de la Junta Parroquial de Cotaló, manifestó que si bien se reactivó el volcán, esta actividad es moderada, pero advirtió que estarán pendientes de la información de los técnicos del Instituto Geofísico que desde la estación de Guadalupe monitorean al coloso.