San José. El Volcán Turrialba de Costa Rica realizó once erupciones de gases y cenizas en las últimas 24 horas, según comunicó la Red Sismológica Nacional (RSN) de la Universidad de Costa Rica.

Los procesos eruptivos iniciaron el 24 de junio a las 20:00 hora local (2:00 GMT del sábado) y se mantienen desde el inicio de la última emanación, que empezó este 25 de junio a las 10:30 hora local (4:30 GMT).

"Los procesos se acompañan de tremores volcánicos (actividad sísmica) cuya amplitud aumenta hasta un máximo, se mantiene durante un tiempo y luego decae lentamente. Las erupciones presentan una fase de emanación de ceniza intensa, que dura de diez a 15 minutos", explicó Mauricio Mora, experto de la RSN.

El Volcán Turrialba se encuentra en una fase eruptiva desde finales de 2015 y se ubica en la provincia de Cartago, 37 kilómetros al noreste de la capital, San José.

Según el Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica, la última erupción aún continúa y expulsa una pluma de materiales que se eleva 200 metros por encima del cráter.

El Observatorio además comunicó que los gases y las cenizas expulsadas se dirigen hacia el suroeste del volcán y detalló que ha recibido reportes de caída de ceniza en el noreste de San José y de Heredia, dos de las ciudades más pobladas de Costa Rica.

El Instituto Meteorológico Nacional (IMN) monitorea la dirección de los vientos desde la cima del volcán, con el objetivo de proyectar la dirección en la que se dispersarán las cenizas.

La caída de ceniza provoca afectaciones en la salud visual y respiratoria de personas y animales, así como la oxidación de estructuras metálicas de casas y edificios.

Además, la actividad del volcán en los últimos meses ha provocado problemas en el cantón de Turrialba, tales como la suspensión de clases, la contaminación de fuentes de agua y la quema de cultivos de repollo y lechuga.