San José. El Volcán Turrialba de Costa Rica registró este jueves una nueva emisión de gases y cenizas, según comunicó el Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (Ovsicori).

Según el Observatorio, el Turrialba registró una actividad "pasiva no explosiva" que generó una columna de gases y cenizas de 500 metros sobre la cima del volcán.

Fueron dos expulsiones y se prolongaron por un periodo de seis horas y media, entre las 1:45 y las 8:15 horas locales de este jueves.

El Ovsicori alertó que la actividad sísmica del volcán es constante, por lo que no descarta la activación de nuevas erupciones en las próximas horas, aunque las emisiones se hayan detenido.

El cráter se ubica en el cantón de Turrialba, provincia de Cartago, a 37 kilómetros en línea recta al noreste de la capital, San José, aunque la distancia en coche es de 70 kilómetros y se necesitan más de dos horas para llegar.

El Ovsicori también señaló que la ceniza expulsada por el volcán se dirige hacia el noroeste del cono volcánico, sitio en el que se encuentran el Parque Nacional Braulio Carrillo y el cantón de Sarapiquí.

En otras ocasiones, la ceniza se ha trasladado a las zonas más pobladas del país, como la Gran Área Metropolitana (GAM).

El Observatorio comunicó que "no se ha reportado caída" en la GAM, ni en los alrededores del volcán debido a las condiciones climáticas que imperan en el país, las cuales impulsan a las cenizas en otra dirección.

El Volcán Turrialba se encuentra en una fase de actividad intermitente desde finales de 2015 y ha provocado afectaciones en diferentes partes del país debido a su constante expulsión de ceniza.

La ceniza volcánica genera problemas visuales y también en vías respiratorias de personas y animales, además de contaminar fuentes de agua, provocar la quema de cultivos y la suspensión de actividades escolares en las comunidades aledañas al volcán.