Potencias de occidente esperan que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas someta a votación este miércoles una resolución imponiendo una cuarta ronda de sanciones contra Irán por su programa nuclear, dijeron diplomáticos este lunes.

Diplomáticos de países occidentales hablaron con periodistas luego de que el consejo de 15 naciones realizara negociaciones privadas sobre cómo proceder ante una resolución de sanciones que está casi lista, luego de unos cinco meses de conversaciones.

Las discusiones de este lunes fueron solicitadas por Turquía y Brasil, dos países que negociaron un acuerdo de combustible nuclear con Irán, que según dicen descarta la necesidad de aplicar más sanciones.

Ankara y Brasilia buscaron que la reunión del consejo fuera pública a fin de discutir el tema de Irán antes de la votación, pero finalmente acordaron llevar a cabo más consultas a puertas cerradas el martes a nivel de embajadores.

Diplomáticos de Occidente señalaron que esperaban que la votación se desarrolle luego de eso.

"Tendremos consultas mañana, otra ronda", dijo a periodistas la embajadora estadounidense Susan Rice. Consultada sobre si la votación podría desarrollarse esta semana, la funcionara asintió.

No está previsto que Turquía, Brasil y el Líbano voten por la resolución, pero ninguno tiene poder de veto. Diplomáticos de Occidente esperan que 12 naciones, incluyendo los cinco miembros permanentes del consejo, voten a favor de la medida, lo que aseguraría su aprobación.

El borrador de resolución fue producto de meses de conversaciones entre Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Alemania, China y Rusia. Las cuatro primeras potencias deseaban medidas más severas - algunas en contra del sector energético de Irán - pero Pekín y Moscú trabajaron duro para diluir los castigos propuestos.

El borrador establece medidas en contra de nuevos bancos iraníes en el extranjero si se sospecha de una conexión con programas nucleares o de misiles del país, además de vigilancia a transacciones con cualquier banco de Irán, incluyendo el banco central.

También expandiría el embargo de armas en contra de Teherán.

Diplomáticos dicen que el momento exacto de la votación depende de un consenso sobre el anexo final con una lista de miembros y firmas controladas por la Guardia Revolucionaria de Irán, entidades de Iran Shipping Lines de la república islámica y otras empresas y personas vinculadas a programas nucleares o de misiles de ese país.

Las compañías e individuos mencionados en el anexo afrontarán un congelamiento de sus activos y prohibiciones de viajes internacionales.