Saná, Yemen. Yemen liberó este domingo a una mujer detenida bajo sospechas de estar relacionada con el envío de paquetes con explosivos a Estados Unidos, después de que su arresto desatara las protestas de sus compañeros.

Un miembro de su familia y una autoridad de gobierno dijeron que la mujer, que tendría cerca de 20 años, había sido liberada. "Otra mujer usó su nombre e identidad. Las autoridades están buscando a esa mujer", dijo el funcionario.

Los gobiernos, aerolíneas y autoridades aéreas de todo el mundo están revisando los sistemas de seguridad después de que dos paquetes bomba enviados desde Yemen fueran interceptados en aviones en Dubai y Gran Bretaña el viernes.

Según autoridades estadounidenses, las bombas tenían todos los indicios de haber sido elaboradas por al Qaeda.

La policía yemení arrestó a la mujer el sábado por la noche tras ser rastreada mediante un número de teléfono que había dejado en una compañía de carga.

Decenas de estudiantes protagonizaron una manifestación en el patio de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Saná pidiendo su liberación.

La estudiante era la única persona detenida hasta el momento en relación con el plan, y su liberación aumentará la presión de Estados Unidos y otros países sobre Yemen para perseguir a los autores y combatir a los militantes musulmanes.

Un funcionario estadounidense señaló que un fabricante de bombas saudí podría estar trabajando con el ala de al Qaeda basada en Yemen.

Ibrahim Hassan al-Asiri, quien encabeza la lista de sospechosos de terrorismo de Arabia Saudita, es el hermano de un atacante suicida muerto el año pasado en un intento por asesinar al jefe de las fuerzas antiterroristas sauditas, el príncipe Mohammed bin Nayef.

El ataque, así como otro intento en un vuelo comercial con destino a Estados Unidos en la Navidad del 2009, contemplaba el uso de trinitrato de pentaeritritol (PETN) - un potente explosivo que parece ser el arma preferida de la rama yemení de Al Qaeda, Al Qaeda en la Península Arábiga (AQAP).

Al menos uno de los dos dispositivos enviados a Estados Unidos desde Yemen, y que estaban dirigidos a sinagogas en Chicago, contenía PETN, dijo el funcionario estadounidense.

"El individuo que ha estado fabricando estas bombas (...) es muy peligroso, claramente es alguien que tiene una buena cantidad de entrenamiento y experiencia. Y necesitamos encontrarlo. Necesitamos llevarle ante la Justicia lo antes posible", dijo el asesor antiterrorista de la Casa Blanca, John Brennan, a ABC News.

"Creo que los indicios ahora mismo basados en el análisis forense son que se trata de un individuo responsable de montar estos artefactos, el mismo", agregó.

"Talón de Aquiles". Un avión militar no tripulado de Estados Unidos estaría detrás de los ataques contra blancos de al Qaeda en Yemen, así como ha sucedido en Pakistan, aunque Washington no ha reconocido el hecho.

Las autoridades yemeníes temen que una abierta presencia militar estadounidense pueda generar represalias.

Los gobiernos de todo el mundo están tratando de reevaluar la seguridad y cerrar cualquier brecha que permitió el paso de las bombas.

La ministra del Interior británica, Theresa May, dijo que se estaban revisando las medidas de seguridad de todos los cargamentos aéreos internacionales que llegaban al Reino Unido.

Sin embargo, reconociendo las gigantescas implicaciones económicas y financieras de endurecer las normas de seguridad de la aviación de carga, May no llegó a decir que se planeara a nivel internacional o unilateral un sistema de controles mucho más riguroso.

"Estamos estudiando la revisión de los cargamentos. Consideraremos los procesos que utilizamos. Hablaremos con la industria (de aviación) sobre estos temas", afirmó la funcionaria en una entrevista con la cadena de televisión BBC.

El primer ministro David Cameron dijo el sábado que la bomba enviada desde Yemen hallada en el aeropuerto de East Midlands a bordo de un avión que iba a Estados Unidos estaba diseñada para hacer explotar al avión durante el vuelo, posiblemente sobre Gran Bretaña.

El sindicato británico de pilotos BALPA dijo que el foco en la seguridad de los pasajeros había dejado la "puerta abierta" para atentados en vuelos de carga.

La entidad dijo que los pilotos de todo el mundo habían advertido de la vulnerabilidad de la industria durante años. Philip Baum, redactor jefe de la revista Aviation Security International, dijo a Reuters que la seguridad de la carga era el "talón de Aquiles" del transporte aéreo.