Bogotá. El zar antidrogas de Estados Unidos, Gil Kerlikowske, destacó los avances registrados en México en la lucha contra el narcotráfico durante los últimos seis meses.

En una entrevista dada al diario El Tiempo de Colombia, explicó que “he viajado cuatro veces a México y siete veces a la frontera. Le diría que en los últimos seis meses he visto grandes progresos. Arresto de importantes narcos y desmantelamiento de sus operaciones. No se le da tanta atención en los medios a los éxitos y se eclipsan por las tragedias que siguen pasando”.

Respaldando las políticas gubernamentales, señaló que “si se miran las cosas desde la perspectiva del gobierno de Felipe Calderón, no sólo atacando a los carteles sino reformando el sistema de justicia, el entrenamiento, etc., se ve una enorme cantidad de cambios. Se está haciendo mucho trabajo para frenar el flujo de dinero y los activos de los narcos, al igual que el flujo de armas. Esa cooperación entre ambos países dará resultado y los éxitos seguirán llegando”.

Consultado sobre si le preocupa que la violencia de México esté migrando a las calles de EE.UU., respondió que ello no le inquieta particularmente.

Reconoció al respecto que “hay incidentes, pero si miramos a la historia siempre han existido incidentes en la frontera, violencia asociada con México. No veo una sobreconcentración ni signos de que la violencia se va a expandir. Se sabe que hay presencia de los carteles en más de 200 ciudades de EE. UU., pero no hemos visto ni experimentado la horrible violencia que se ve en Juárez o Monterrey”.

El modelo de Colombia. El zar antidrogas de EE.UU. tuvo elogiosas palabras sobre las políticas llevadas a cabo por Colombia en materia de lucha contra el narcotráfico.

“Me hablan del éxito continuo en Colombia y eso tiene mucho que ver con el compromiso. Siempre hay temor de que se reemplace en otros países y hasta cierto punto esto es cierto. Pero una cosa también es cierta y se lo digo desde mi propia experiencia (como policía), y es que cuando se desmantela una operación de drogas nunca se remplaza a la par en otras partes. Colombia es un modelo para otros países”, dijo.