Managua. Nicaragua es el país centroamericano con menor tasa de homicidios con 9 por cada 100.000 habitantes, confirmó  la directora de la policía nicaragüense, primera comisionada Aminta Granera, mientras el informe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) 2013-2014 señala que el país registra la tasa de victimización más baja de América Latina, con 13,5%.

La jefa policial rindió al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, la noche de este martes, un informe público sobre el quehacer policial en el país centroamericano en el año 2013 y las ventajas comparativas que muestra en relación a los países de la región.

"Somos de acuerdo al Latinobarómetro, el país latinoamericano con mejor percepción de seguridad, con un 64%, y el país de América Latina con mayor credibilidad en su policía con un 78%", subrayó Granera.

Destacó que por segundo año consecutivo Nicaragua se encuentra en el nivel uno del combate al delito de la Trata de Personas, lo que ubica al país entre las naciones que cumplen plenamente los compromisos internacionales para la prevención y el combate de la Trata de Personas.

Aseguró que por cuarto años consecutivo la policía nicaragüense logró reducir la denuncia. En 2013, se redujo en 8,5%, indicó. Agregó que el esclarecimiento de los delitos subió al 84%, lo que permitió cerrar la brecha entre delitos cometidos y esclarecidos a un nivel de los países desarrollados.

Apuntaló que solamente el 6% de total de las denuncias son delitos de alta peligrosidad.

Precisó que en el 2013, un total de 43 municipios de los 153 de todo el país no presentaron un solo caso de homicidio y 34 presentaron solamente un homicidio.

"Es decir, más de la mitad de los municipios de Nicaragua tienen una tasa de homicidio de 1,2 homicidios por cada 100.000 habitantes, que es una tasa propia de los países más desarrollados de Europa", puntualizó.

Lamentó que el año pasado no se logró reducir la tasa de violaciones, pero señaló que se alcanzó desacelerar ese delito en 1,6%.

En el año 2013, indicó que únicamente se registraron cinco casos de secuestros extorsivos y en ninguno de los casos se pagó el dinero que los extorsionadores pedían y las víctimas resultaron ilesas.

Recoció que los robos con intimidación constituyen uno de los delitos que más afectan a los nicaragüenses, pero subrayó que dicho delito se redujo en el 2013 en 9,8%. "En los últimos cuatro años, hemos logrado reducir este delito un 71,5%", precisó.