Un nuevo conflicto fronterizo está a las puertas entre Honduras y Nicaragua, luego de descubrirse que al menos tres mojones (monumentos para demarcar fronteras) fueron movidos del lugar indicado mediante sentencias y acuerdos internacionales.

Los mojones están ubicados en el sector de Choluteca, del lado hondureño y de Somotillo, en el lado nicaragüense.

Este potencial nuevo conflicto se suma al que Nicaragua ya tiene con Costa Rica por las actividades de dragado en el río San Juan, que tienen por objetivo cambiar el cauce.

Según versiones de prensa procedentes de Nicaragua, estos mojones fueron movidos por cooperativas hondureñas que operan en el sector, sin embargo, la información está sujeta a confirmación de parte de las autoridades hondureñas.

Este nuevo conflicto se suma al que Nicaragua ya tiene con Costa Rica por las actividades de dragado en el río San Juan, que tienen por objetivo cambiar el cauce.

La actividad, que ha sido denunciada por Costa Rica como una violación a la soberanía, ha causado severos daños en la isla Calero, ya que los nicaragüenses han abierto un caño o canal para que el río desemboque con más ímpetu en Laguna Portillos.

La nueva controversia con Honduras tiene similares connotaciones, en virtud de que autoridades nicaragüenses aseguran que el cauce del río Guasaule o Negro cambió su trayectoria durante el huracán Mitch, en 1998.

Entrevistado por La Prensa de Nicaragua, el alcalde de Somotillo, Kenny Espinoza, de filiación sandinista, incluso dijo que productores de la zona ya le han exigido que se proceda a dragar ese río para devolver "el cauce natural".

Los pobladores afirman que producto de la desviación, hacia la izquierda (territorio nicaragüense), hondureños han logrado adquirir unas 100 manzanas de tierra.

El coronel Juan José Sevilla Núñez, jefe del Segundo Comando Militar Regional del Ejército de Nicaragua, dijo que presentarán una denuncia formal al gobierno de Honduras.

Este militar nicaragüense afirma que ha sido una cooperativa hondureña la que movió los mojones en la zona cercana a Somotillo y Puerto Morazán, del lado nicaragüense.

De acuerdo con los nicaragüenses, los hondureños han expulsado a productores de Somotillo y Santo Tomás del Nance que intentan ingresar a realizar cultivos.

Contradicciones. Aunque los pobladores, con el aval de alcaldes, aseguran que hubo movimiento del río Guasaule, las propias autoridades militares nicaragüenses desmienten esa posibilidad.

"Ahí nada tiene que ver con desvíos de agua, ahí unieron la empresa camaronera en territorios de los dos países, en una cooperativa que era propiedad de la chinandegana Adilia Sirias, tengo nombres y apellidos", dijo el militar.

El coronel Sevilla informó a los diputados nicas que se reunieron el viernes en Chinandega, que lo grave es la destrucción y los sellos de los mojones.
Estos monumentos están ubicados en Los Perejiles, Camaronera El Faro.

Los mojones tienen un registro que Cancillería lo puede revisar. El sello de uno de estos mojones fue arrancado y corresponden al 16, 17 y 18 que pueden verificarse con un Geoposicionador Global (GPS).

"Nosotros hicimos una visita y pasamos los datos a Cancillería, hicimos eso como Ejército", agregó el alto jefe militar de occidente en declaraciones a La Prensa de Nicaragua.

"Eso facilita el contrabando tener fincas ahí. Es difícil porque están comprando propiedades a orillas de la frontera con la finalidad de cruzar ganado y no pagar impuestos, que es evasión criminal contra Nicaragua", mencionó el jefe del Segundo Comando Militar.